ESCUELA DE CALOR CON AMANTIS

Adiós al coitocentrismo: el amplio mundo sexual fuera de la penetración 

  • A veces los árboles no dejan ver el bosque y podemos ignorar un sin fin de caminos alternativos que nos lleven a tener experiencias sexuales inolvidables
  • Algunas alternativas son fantasear, visitar una tienda erótica, leer relatos eróticos, bailar danzas sensuales como la danza del vientre o la kizomba
  • Las posibilidades que te ofrecen los juguetes sexuales para llegar al clímax sin penetración son infinitas

0

El coito muchas veces es sinónimo de tener sexo. Aparece en las películas y las series, se trata del pan de cada día de muchas parejas heterosexuales y es casi una institución cultural. Sin embargo, a veces los árboles no dejan ver el bosque y podemos estar perdiéndonos un sin fin de caminos alternativos que nos lleven a tener experiencias sexuales inolvidables. Quitarse la venda de los ojos realmente merece la pena.

Primero cabe preguntarnos de donde viene esta obsesión por la penetración en las relaciones sexuales. “Estamos inmersos en una sociedad profundamente patriarcal en la que 'el hombre es la medida de todas las cosas', como decía el sofista griego”, señala Esperanza Gil, sexóloga y responsable de la tienda erótica amantis en Russafa, Valencia. “El pene prefiere el coito puesto que al rozarse recibe una gran estimulación tanto en el glande como en su tronco” por lo que no es extraño que “la educación sexual y las relaciones sexuales giren en torno a la penetración”.

Basta rascar un poco para darnos cuenta de que el coitocentrismo proviene de una determinada educación sexual y del porno, pero en el fondo es “verdaderamente reduccionista”. Si nos fijamos tanto en el sistema nervioso como en la anatomía sexual femenina está claro que “invisibiliza el placer de las mujeres”, pero además “silencia todo un mundo de posibilidades erógenas a nuestro alcance sin importar nuestro género, nuestro sexo y nuestra orientación sexual”, destaca Gil.

A veces incluso menospreciamos otras experiencias sexuales fuera del coito que son igualmente placenteras y valiosas. “Recuerdo que en un taller de educación sexual, se acercó una chica de unos 16 años y me dijo que lle preocupaba ser virgen, que ella únicamente se había liado con chicos, había practicado la masturbación a solas y en pareja, así como el sexo oral, pero nunca había llegado a acostarse con nadie. ¿En serio pensáis que esta persona era virgen o inexperienciada?”, plantea Gil.

Siempre hay una primera vez: más allá de la penetración

Puede que a veces nos quedemos sin ideas, ya que el coito es la experiencia sexual más conocida, pero Gil nos lanza algunas propuestas para atreverse a practicar en solitario o en pareja. Algunas van más allá de la cama como epicentro del encuentro sexual: fantasear, visitar una tienda erótica, leer relatos eróticos, bailar danzas sensuales como la danza del vientre o la kizomba, ver películas y fotografías eróticas, visitar un local swinger, acudir a un taller de sexualidad...

Otras maneras de disfrutar la sexualidad más allá de la penetración en el ámbito privado son la masturbación a solas o en pareja, el uso de productos y de cosmética erótica, los juegos BDSM, las duchas o baños sensoriales, el petting o el frotamiento de dos cuerpos, los masajes eróticos o el arte de atar y ser atado denominado Shibari. Siempre hay una primera vez para todo.

Juguetes para llegar al clímax sin la penetración

Las posibilidades que te ofrecen los juguetes sexuales para llegar al clímax sin penetración son infinitas. Si hablamos de vibración, la experta recomienda Aro Medialuna Vibradora, que sirve para estimular todo el cuerpo como los pezones y la vulva, pero también masajea el pene si se mueve hacia arriba y hacia abajo. El Vulvanic también es un vibrador que se puede colocar en la ropa interior y lleva un mando a distancia para dar o darse buenas vibraciones a lo largo de los labios mayores, menores, la entrada a la vagina, la uretra y el clítoris.

También podemos llegar al máximo placer con Mini Moulin, un simulador de sexo oral cuyas lenguas rotadoras confeccionadas con suave silicona que se combinan con la vibración. Para los chicos, la gama Minube, un masturbador blando, flexible y texturizado que, una vez lubricado, masajea el pene intensamente. Con él se puede estimular la vulva suave y deliciosamente.

Y no nos olvidemos de los lubricantes. Los Desliz! Tienen unos ricos sabores como la piña colada o el chocolate y añadirán un punto divertido y placentero a los juegos orales, tanto para la persona que los da como para quienes los recibe.

Y si después de todas estas recomendaciones, todavía crees que te sería difícil llegar al orgasmo sin penetración, aquí va un consejo. “El orgasmo es solamente un reflejo que se activará si la estimulación es la adecuada”, explica Gil. Y es que a veces, incluso, “ni siquiera es necesario tocar nuestro cuerpo para alcanzarlo o ¿a caso nunca has sentido un orgasmo en sueños?”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.