Miles de jóvenes, a las puertas del Congreso: “Ni un grado más, ni una especie menos”

  • Juventud por el Clima cifra en 9.000 personas la asistencia a la manifestación de Madrid
  • Eslóganes reivindicativos en un ambiente juvenil: "Podéis engañar a los votantes, pero no a la atmósfera"

En cerca de un centenar de países. En más de 1.000 ciudades. Bajo el nombre de Juventud por el Clima, se manifiestan estudiantes y jóvenes para reclamar políticas reales que palien el efecto devastador del cambio climático y la crisis medioambiental en la que está inmerso el planeta. En Madrid, numerosa la manifestación que ha recorrido el centro, desde la Puerta del Sol hasta las puertas del Congreso de los Diputados, en un recorrido que ha llenado la calle Alcalá hasta Cibeles, para proseguir después por Recoletos hasta Neptuno. 9.000 personas han participado en la capital, según la organización.

Ambiente reivindicativo y festivo en un día soledado de marzo que más parece de primavera-verano que de la estación invernal que marca el calendario. Las proclamas, variadas e ingeniosas: «Podéis engañar a los votantes, pero no a la atmósfera». Gritos en favor de una concepción ecologista de la política, pero también cargada de conciencia de clase y de que es la economía feroz y las políticas públicas (o su ausencia) las que evitan que los gobiernos cumplan con las exigencias de la supervivencia de un planeta.

«Si se cargan el planeta, huelga general»; «¿Dónde están, no se ven, los votantes del PP?»; «Ni un grado más, ni una especie menos»; «Este sistema es una mierda»; «A-anti-anticapitalistas»; «No tenemos un PLANeta B»…

Publicidad

Nuria (21 años) es estudiante de Enfermería y participa en la manifestación con un grupo de amigas. «Somos la última generación que, todavía, podemos cambiar el rumbo del planeta, no lo estamos cargando», explica, a cuartopoder.es. Para esta estudiante, le parece inconcebible que los gobernantes no tengan la cuestión medioambiental entre sus prioridades. «Sabemos, está estudiado, que los efectos del cambio climático serán devastadores dentro de poco tiempo«, añade.

Juan (19 años) estudia Biología. «Tenemos dos grandes retos por delante como generación: el feminismo y el ecologismo», asegura, explicando que también participó en la huelga de la semana pasada en la Universidad Complutense. «Ha sido una semana de recarga de energía, colectivamente tenemos mucho por hacer y somos muchas personas jóvenes las que sabemos que el futuro del planeta y de la humanidad depende de nuestra generación«, prosigue.

En la misma línea, Sofía (26) que estudia un máster de género. «Si la semana pasada denunciamos un sistema machista y heteropatriarcal, esta semana, un sistema devastador; o cambiamos nuestros hábitos de vida, de consumo, de relacionarnos entre las personas, o todo se va al garete», explica. «Todas estas movilizaciones tienen que seguir y, además, no darse solo en las calles, también que se noten en las urnas, los partidos de derechas no harán nada ni por las mujeres, ni por el planeta», considera Sofía.

La manifestación terminaba en el Congreso. «Si el planeta fuera un banco ya lo habrían rescatado», proseguía la protesta. Una protesta que, como una mecha, se ha ido extendiendo entre estudiantes a nivel internacional y que llega a España en un momento pre-electoral. Distintos partidos de izquierdas se han dejado ver en la manifestación de Madrid: Más Madrid y Equo, IU, Podemos y Anticapitalistas han estado presentes. También el PSOE ha apoyado la convocatoria.

La movilización social parece despertar, después de un largo letargo en el que, básicamente, solo levantaban la voz feministas y pensionistas. Una generación joven, politizada, intenta marcar la agenda e incluir la crisis ecológica en el debate público. Los partidos tienen la obligación de recoger el guante y sacarlo a relucir en campaña. «Nos va la vida en ello, no tenemos un plan B, un planeta B».