GOBIERNO DE COALICIÓN

La coalición PSOE-Unidas Podemos: tensiones evidentes y competición virtuosa

  • Unidas Podemos se marca una línea comunicativa: los presupuestos se han de negociar con la mayoría de la investidura y no con Cs
  • La espantada del emérito Juan Carlos I ha evidenciado las dos posturas en el seno del Ejecutivo
  • La tensión entre las dos patas de la coalición gubernamental se mantiene al mismo tiempo que siguen liderando conjuntamente las políticas del Estado

3

La partida de ajedrez continúa. Los socios del Gobierno de coalición, PSOE y Unidas Podemos, mantienen una constante competición interna, a la vez que unidad de acción ejecutiva. En Unidas Podemos, siempre recelosos de ceder un excesivo protagonismo al socio mayoritario de la coalición gubernamental, calculan los tiempos y los temas para polarizar con los socialistas o para ir conjuntamente de la mano. La estrategia se ha endurecido en los últimos días, es una evidencia. Las posiciones encontradas de ambas fuerzas políticas con respecto a la monarquía es el mejor escaparate de ello. También destaca lo que incumbe a la relación con Ciudadanos.

El pasado martes, tras el Consejo de Ministros, Pedro Sánchez mostraba con énfasis su “orgullo” por todos y cada uno de los integrantes de su Gobierno, también los de Unidas Podemos, poniendo en valor el trabajo realizado durante la pandemia. El pasado 29 de julio, en pleno en el Congreso, el presidente ponía en valor “la contribución a la democracia, la prosperidad y la Constitución del 1978” del PCE. El diputado y secretario general comunista, Enrique Santiago, se ponía en pie agradeciendo al líder socialista el gesto ante la ovación de las bancadas de los grupos que integran el Gobierno. Simbólica comunión entre líderes de partidos que históricamente han sido compañeros de trinchera y acérrimos adversarios.

Sánchez agasaja a los comunistas mientras ordena buscar puntos de encuentro con el partido de Inés Arrimadas de cara a la negociación presupuestaria. Entre las filas de Unidas Podemos y confluencias, algunos llaman a la precaución ante un posible “abrazo del oso”. La figura del presidente y su estilo pretende embaucar a derecha e izquierda, elogio a la transversalidad, y busca confrontar directamente contra la derecha ultra de Vox ante la rabiosa mirada del escorado PP de Pablo Casado. En el gabinete del presidente, pueden ver con buenos ojos la moción de censura del próximo otoño anunciada por la ultraderecha: la ciudadanía podrá comparar dos modelos, el de Abascal, que deja fuera de juego a Casado en esta partida, y el de Sánchez. Sus socios de Gobierno cerrarán filas con su presidente, mientras que los demás integrantes de la mayoría de la investidura se volverán a alinear, esta vez frente a Vox.

En este contexto, en Unidas Podemos se marcan una línea de trabajo y comunicativa: los presupuestos se han de negociar con la mayoría de la investidura y no con Ciudadanos. Cualquier acercamiento socialista a los naranjas será rebatido desde las filas moradas. El argumentario lo explicitaba la ministra de Igualdad, Irene Montero, en un tuit el pasado 3 de agosto: “Ciudadanos gobierna gracias a Vox, por eso no es creíble que vayan a apoyar las políticas centrales del Gobierno de coalición. Quien mira hacia la derecha no es el Gobierno, sino una parte de él. Cumplir el acuerdo de gobierno implica cuidar la mayoría parlamentaria que lo hizo posible”. En el grupo confederal tienen claro que su presencia en el Consejo de Ministros y sus 35 diputados en el Congreso han de imponerse a los 10 representantes de Arrimadas. Aprietan filas. Las cuentas no salen sin ellos.

Las elecciones gallegas y vascas del pasado 12 de julio supusieron un jarro de agua fría para Unidas Podemos y sus marcas territoriales, penosos resultados en Galicia y batacazo también en Euskadi. La proximidad de unos comicios catalanes encendió también las alarmas en En Comú Podem. Si las fuerzas soberanistas arrasaron con el voto de las confluencias de Unidas Podemos en julio, podría pasar lo mismo en Catalunya con ERC y la CUP. La estrategia es clara: no regalar el campo de la crítica a los socialistas a las izquierdas soberanistas. Al mismo tiempo, no permitir que un Sánchez transversal se haga con los méritos de las medidas sociales, el escudo social, puesto en marcha por los ministerios de Unidas Podemos en el Gobierno durante los últimos meses. Hay que confrontar con el PSOE, mientras se gobierna con el PSOE.

El tema idóneo para ello, la monarquía, asunto que aprovechan de nuevo desde las derechas políticas y mediáticas para intentar abatir al Gobierno. Las presiones serán durísimas para que desde los ministerios se cierren filas con la institución monárquica. Otra prueba de fuego para la coalición. La espantada del emérito Juan Carlos I ha evidenciado las dos posturas en el seno del Ejecutivo. El PSOE y su eterna paradoja, el fantasma de Suresnes: levantar la bandera del republicanismo al mismo tiempo que simpatiza con el modo de hacer borbónico. Unidas Podemos afila sus cuchillos republicanos. Así, mientras Sánchez diferencia entre la institución y el emérito, “se juzga personas y no instituciones”, Iglesias pone el acento en “huida”, subrayando el diptongo. Mientras la vicepresidenta Carmen Calvo, para regocijo de la prensa cortesana, enfatiza que “Juan Carlos I no ha huido de nada, porque no está inmerso en ninguna causa”, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, afirma que, las últimas noticias del Borbón causan que “la imagen sea muy mala de nuestro país”.

En Catalunya, en clima preelectoral, las posiciones se agudizan. La alcaldesa de Barcelona, la común Ada Colau, quien cogobierna en la Plaça de Sant Jaume con el PSC de Jaume Collboni, afeaba a Sánchez su comparecencia del martes, considerándola de “profundamente decepcionante” por la falta de transparencia sobre lo pactado entre el Gobierno y Felipe VI sobre el tema emérito. El presidente del grupo confederal, cabeza de En Comú Podem, Jaume Asens, ponía en el horizonte de esta década la celebración de un referéndum sobre monarquía o república y lo tildaba como algo “perfectamente plausible”. Pero matizaba: “Con este PSOE es verdad que es difícil que veamos pronto un referéndum”. El PSC, sabedor de que la monarquía no tiene demasiados seguidores en Catalunya, se reivindica, en palabras del diputado José Zaragoza, como republicano.

Volviendo al tema de Ciudadanos y los presupuestos, el secretario de Estado de Derechos Sociales, el economista Nacho Álvarez, mandaba su píldora a redes sociales el pasado lunes: “Poner en marcha las ocurrencias económicas de Ciudadanos sería desastroso en este momento: aplicar recortes del gasto en plena recesión agravará la crisis, como ya comprobamos años atrás. Los Fondos de la UE refuerzan la oportunidad de unos Presupuestos ambiciosos y progresistas”. La mayoría de las medidas sociales que el Gobierno ha puesto en marcha para responder a la crisis generada de la pandemia tienen el sello de Unidas Podemos.

Sánchez, últimamente, prefiere dar vuelo a perfiles como Nadia Calviño, vicepresidenta económica, o a la propia Calvo. Quitar protagonismo a Iglesias o a la propia Díaz, titular de Trabajo, parece que forma parte de la estrategia socialista. La ministra gallega ha brillado durante estos meses en sus intervenciones parlamentarias. Sin embargo, algunas medidas, como la regularización de las condiciones laborales de los riders, están paralizadas en el Consejo de Ministros. Sánchez, protagonista de la negociación de los Fondos Europeos, será quien gestione los mismos con una oficina propia y con los presidentes de las Comunidades Autónomas.

Otro tema de divergencia, la inmigración. Y como tema de divergencia que es, no pasará desapercibido para subrayar la diferencia una vez más. Así, Pablo Echenique, portavoz del grupo confederal, respondía a un tuit de Adriana Lastra en el que la portavoz socialista lamentaba la muerte del temporero Eleazar Blandón por un golpe de calor mientras trabajaba de sol a sol, abandonado a las puertas de un centro sanitario de Murcia por el patrón. “Así es, Adriana. Duele en el alma leer esa noticia. Tenemos que hacer algo. Hace días os propusimos regularizar a toda persona migrante que estuviera en España el 14 de marzo. Eleazar no tenía papeles”. Unidas Podemos reclama una regularización masiva de migrantes, sobre todo de quienes han desempeñado labores esenciales durante el estado de alarma.

Esta constante voluntad por parte de Unidas Podemos de separarse del PSOE al mismo tiempo que se comparte el proyecto del Gobierno de coalición persigue dos objetivos. En primer lugar, distanciarse de su socio mayoritario y mostrar, ante la sociedad y el electorado, dos proyectos diferenciados. Por otro lado, ampliar la base social a la que apela el Gobierno. Los medios de derechas critican cada una de las desavenencias entre PSOE y Unidas Podemos y, con ello, consiguen que cale cada vez más un mensaje: en este Gobierno se incluyen desde republicanos hasta quienes velan por el mantenimiento del actual modelo; desde quienes son capaces de llegar a acuerdos con Ciudadanos hasta quienes lo hacen con el soberanismo y otras fuerzas de la izquierda parlamentaria; desde quienes no dan el paso hacia una regularización masiva de personas migrantes hasta quienes la reclaman honestamente… Dos gobiernos en uno, o un único gobierno plural y de amplio espectro social.

La tensión entre las dos patas de la coalición gubernamental se mantiene al mismo tiempo que siguen liderando conjuntamente las políticas del Estado. El acalorado debate en cada Consejo de Ministros se simultanea con la unidad frente a los azotes de las derechas en cada sesión de control y en muchas de las portadas de cada mañana. En abril del 2018, Íñigo Errejón teorizaba sobre la “competición virtuosa” o “colaboración estratégica” entre Podemos y el PSOE. Según el ahora diputado de Más País, la rivalidad entre las izquierdas no debía hacer que se perdiera la capacidad de llegar a acuerdos, pues avanzar en ellos ampliaría los apoyos sociales. La experiencia de IU en algunos gobiernos conjuntos, como en el gobierno de coalición de Susana Díaz, antes José Antonio Griñán, y Diego Valderas en la Junta de Andalucía, también señala, por otra parte, los peligros electorales de cogobernar con los socialistas.

Hoy, en el Gobierno de coalición, las distintas posiciones se subrayan, las divergencias quedan patentes y el trabajo conjunto sale adelante. Y en los próximos meses, el debate sobre con quién se acordarán los presupuestos será crucial. Y la crisis de la monarquía tiene visos de prolongarse en el tiempo llevándose buena parte del debate público. ¿Tensiones o cooperación virtuosa? La partida de ajedrez continúa.

Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí
3 Comments
  1. Miguel says

    La P$(-)€ no es de fiar salvo para el engaño,el postureo y la impostura .
    Pues la penosa P$(-)€ lleva ya todo un historial en esas cuestiones de la hipocresía , el cinismo y el engaño a sus votontos ( y no votantes) entre los que me incluyo pero ya : como » exvotonto de esta penosa P$(-)€ » .
    Ya podéis estar más que atent@s en UP porque los » suciatas» os la jugarán en cuanto se les presente la primera oportunidad , y esto lo llevan aplicando desde el minuto 1 de la coalición de gobierno.
    Evidentemente la única lealtad que guardan en la perdida y penosa P$(-)€ ; es a la cuadrilla mafiosa protagonista del apaño ese llamado » TRANSACCIÓN ESPAÑOLA de 1978″ , o » transición española de 1978 , » pero a ninguna parte……….» «.
    Moraleja :
    Quien anda con traidores ; traicionado termina.
    Salud y cada vez más próxima 3ª República de Repúblicas de España.

    1. Miguel says

      Siempre se me olvida ser agradecido con la gentuza que nos joden la vida a los demás , pero dicen que rectificar es de sabios (cuestión que no va conmigo ).
      » G R A C I A S……… » : P$(-)€ .
      Reflexión :
      Las bases de la penosa P$(-)€ ; ¿gastan el mismo tipo de » sucialismo» que sus lideres impostores ? .Si viera Pablo Iglesias Posse lo que han hecho con su socialismo esta cuadrilla de impostores y Judas ; los corría a patadas y gorrazos hasta Pekín.
      Moraleja :
      El/la que se sienta socialista de verdad ; no puede votar nunca a la P$(-)€ .

  2. Mig says

    https://static.eldiario.es/clip/afbd9fa7-76e3-4de8-b777-d71dcc672e5f_16-9-aspect-ratio_default_0.png

    El día que los simpas de UP se enteren de que UP está en el gobierno con el PSOE/R78 del señor x, la casta, la OTAN, la reforma laboral, las privatizaciones, los concertados y las loas al Borbón les da algo.
    Sólo lo va a superar el día en que el PSOE le de la puñalada y la patada en el culo a UP. Próximo en pantallas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.