Cuartopoder

Roures: “Cuando Cebrián pide mandar a la Guardia Civil a Cataluña es neofalangismo”

Jaume Roures, presidente y fundador de Mediapro, durante la presentación en Barcelona de la exposición “Mediapro LIVE la revolució en directe”. A su espalda, en el centro, Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat de Catalunya. / Mediapro Live (Flickr)

Tras sus exitosos estrenos en Barcelona y Madrid, el demoledor documental Las cloacas de Interior sigue en boca de todos en las redes sociales. Este trabajo, del que Jaume Roures es su máximo responsable, se estrenó con gran éxito de audiencia en la televisión catalana, donde logró un share histórico: un 30,1%. Nada menos que 766.000 espectadores vieron este documental que nace a partir de una exclusiva del diario Público. Con ella este periódico alertó sobre algo gravísimo para cualquier democracia: Fernández Díaz, Ministro del Interior, usó a la policía de forma partidista para perjudicar a independentistas catalanes y a Podemos, a adversarios políticos.

Pero Las cloacas de Interior va más allá: el documental expone que las cloacas policiales, judiciales y mediáticas al servicio de diferentes gobiernos vienen de lejos y llevan décadas ahí, usadas siempre por el que toma el poder. Nada de las gravísimas y contundentes revelaciones de este documental va ser investigado. PSOE, Ciudadanos y PP pactaron liquidar la comisión de investigación sobre las cloacas de Interior. Hablamos con Jaume Roures:

¿Cómo empieza todo, cómo surge la idea de producir este documental?

«Para nosotros no había una ‘Operación Cataluña’, sino una estructura paralela a la de la policía, que desde hace años existe en Interior»

— Después de la publicación en Público pensamos que era oportuno tirar periodísticamente de este hilo a ver qué salía. Para nosotros no había una Operación Cataluña, sino una estructura paralela que existe en Interior desde hace muchos años y que parece que no está limitada solamente a la policía, sino a fiscales y a algún magistrado, como se ve en las escuchas de Ignacio González. Todo esto empieza en el inicio de la Transición, a partir de los restos de la Brigada Político Social. Esta estructura ha servido a políticos de diferentes gobiernos con intereses económicos, políticos y de otro tipo.

¿Esta estructura alegal la intuís desde el principio de la producción, veis que hay algo más que el caso catalán?

— Claro, habíamos vivido los GAL, las campañas contra Garzón… Esto no es casualidad. En el documental mostramos y demostrados cómo se va colando esta estructura paralela y cómo todos los gobiernos la utilizan.

Todos, PP y PSOE, da igual la supuesta ideología.

— Exacto. Esto se apoya en una red de aparatos propagandísticos ligados a medios de comunicación que airean las acusaciones dispensadas por esta estructura. Y luego estaba Manos Limpias, que lo judicializaba. Y todo a partir de escándalos mediáticos. Daba para un calvario de cuatro o cinco años para la víctima. La Operación Cataluña no se hace expresamente por el tema independentista, hay un viejo aparato detrás.

Lo que más estremece de este documental es que se llama Las cloacas de Interior pero hay otras cloacas tan terribles como la de ese ministerio: la cloaca mediática y la judicial. Las grabaciones que llegan a Público hablan de “periodistas gacetilleros”, escuchamos a un ministro diciendo que es mejor “meter el tema en un juzgado, por la Fiscalía”…

— Estas conversaciones del ministro se publicaron hace un año y sobre ellas no se tomó ninguna medida. Esto en un país europeo con una mínima cultura democrática es impensable. El ministro Fernández Díaz no hubiese durado en su cargo ni cinco minutos. Y primero por su inutilidad, porque si a un ministro de Interior le graban en su despacho, mucho no sirve para su trabajo.

¿Vivimos en un verdadero Estado de Derecho en España?

«Los recortes sociales suponen recortes de libertades. A raíz de la ‘ley mordaza’ te condenan por cosas que todos hacíamos hace 30 años»

— Una de las reflexiones que se desprenden del documental es que se habla de la ley y el primero en incumplir esa ley es el gobierno manteniendo estas estructuras. Y una cosa es lo legítimo y otra lo justo. No es “lo que dice la ley” porque esa ley se interpreta de muchas maneras y a conveniencia. No sé si vivimos en un régimen autoritario, pero a raíz de la ley mordaza vemos que a una chica de Murcia le piden dos años de prisión por unos chistes sobre Carrero Blanco que hacíamos todos hace 30 años. O que a un rapero mallorquín que se burlaba del rey le meten tres años. Los recortes sociales van ligados a recortes de libertades.

En Las cloacas de Interior se dice que el de estas escuchas es “el mayor escándalo de la democracia”. ¿Estás de acuerdo? ¿Más que los GAL, que Filesa…?

— La diferencia con los GAL es que aquí no matan, no estamos a ese nivel. Pero esto tiene raíces profundas de falta de cultura democrática. Los principios fundamentales del Movimiento eran inamovibles. Ahora cuando me dicen que la Constitución también es inamovible me pongo a pensar que he oído eso antes. Cuando Cebrián pide aplicar el 155 y mandar a la Guardia Civil a Cataluña es neofalangismo. Hay raíces profundas que la Transición no abordó. Si la Transición era inculcar a la gente la cultura democrática, no le dedicó mucho tiempo.

El ministro dice en las escuchas: “El presidente del gobierno lo sabe”. Así empieza y se cierra el documental. ¿Te lo crees o Fernández Díaz estaba de farol?

— Me parece evidentísmo y la demostración de que el presidente lo sabe es que no ha hecho nada.

¿Y qué quiere decir el ministro cuando dice sobre el presidente que “su mano derecha no sabe lo que hace su mano izquierda”?

— Yo es que cuando oigo a Rajoy creo que no sabe ni lo que dice. El otro día dijo que los catalanes tienen que hacer como los vascos: negociar. ¿Qué está diciendo, que le va a dar el concierto a Cataluña y que va a negociar un cupo? ¿De qué está hablando? ¿Este señor dónde tiene la cabeza? Pero si no quiso ni abordar el pacto fiscal… Por eso su mano derecha no sabe lo que hace su mano izquierda.

El testimonio de Jaime Barrado (ex comisario y uno de los policías más condecorados de España) es fascinante. Habla muy llanamente de “los malos”, de lo podrido que está todo, del mal campando a sus anchas. Y al hombre lo cambiaron de destino y se encontró con el compi yogui, el caso de las tarjetas black, la Operación Lezo..

— Barrado es uno de los comisarios más laureados por sus valores policiales, y no por la valoración de la Virgen. El mérito de este documental es sacar a la luz estos personajes. No tiene valor lo que diga yo o los periodistas de Público, sino lo que digan protagonistas directos y víctimas de estas redes.

“Los malos” son escalofriantes. El empresario y excomisario José Manuel Villarejo, por ejemplo.

— Eso de “los malos” es lenguaje policial, la policía usa ese lenguaje de buenos y malos.

Pero Barrado dice que Villarejo es “un auténtico mafioso” sin despeinarse.

— Y no le ha denunciado por eso. A Villarejo lo repesca Rubalcaba, lo hace comisario sin cumplir ninguno de los requisitos y nadie sabe nada de él: dónde está, qué hace…

El director de El Mundo aparece como un auténtico mamporrero. Hasta los de ABC se rajan con la supuesta cuenta de Trias porque les parece una información falsa…

«El documental no se emite en las cadenas de televisión españolas porque, entre otras cosas, hay personajes de los que se habla aquí que aún están en activo»

— Hay toda una cadena de complicidades que hacen posibles estos trabajos de Interior. Hay policías, fiscales, magistrados y periodistas y medios que se dedican a ello sin ningún tipo de rubor. Sin ellos esto no sería posible. Lo dice Fernández Díaz en las conversaciones: esto hay que airearlo en la prensa y montar el Cristo porque así se interviene y posibilita que se judicialice. Yo estoy convencido de que el documental no se pasa en cadenas españolas, entre otras cosas, porque hay personajes de éstos trabajando.

Fontaneros

— En las cloacas hay un grado más que ser fontanero. Es gente que trabaja en la mierda.

¿Qué podemos hacer para que esto cambie, para que acabe toda esta impunidad, para que desaparezcan estas cloacas? ¿O eres pesimista?

— No es un problema de pesimismo. En España no hay cultura democrática y esto está profundamente arraigado. Como recuerdan unas declaraciones de Felipe González, las cloacas son necesarias. Felipe dijo aquello de que “el Estado se defiende en los desagües”. Y el punto de partida es exactamente el contrario: el Estado tiene que tener los medios policiales y jurídicos necesarios para defender a la gente. El Estado está para defender a la gente, no para perpetuarse en el poder. El arsenal que tiene el Estado es suficiente, lo de las cloacas es para sus batallas políticas, o para sus intereses personales, o directamente para la corrupción económica. Ayer leí que una de las conclusiones de la comisión en el Congreso sobre este tema es que estas estructuras también se usaban para esconder la corrupción en el Partido Popular. Me parece obvio. El Partido Popular paga su sede con dinero negro ¡y no pasa nada! Es para que dimita uno detrás de otro y luego van dando lecciones de democracia y de aplicación de las leyes… Es ridículo, puro esperpento.

¿La palabra democracia está sobada, malgastada?

— Una palabra absolutamente prostituida, desgraciadamente.

MEDIAPRO (YouTube)