El PSOE homenajea a los exiliados republicanos en el Senado antes de que Vox desembarque

  • Los socialistas han elegido la Cámara Alta, "donde las derechas se han negado a condenar el franquismo", para homenajear a los que se marcharon tras la Guerra Civil
  • En unas semanas, Vox entrará también en el Senado por la designación autonómica procedente de la formación del nuevo Parlamento Andaluz

El PSOE ha organizado este martes un homenaje a los exiliados republicanos en el Senado, la cámara en la que el PP tiene una mayoría amplia y a unas semanas de que Vox aterrice con un senador autonómico. Los socialistas cumplen un doble objetivo: reforzar su compromiso con la memoria histórica que la formación ultraderechista desea derribar y remarcar las diferencias con PP y Ciudadanos en esta materia, una oportunidad que los pactos de Andalucía le han puesto en bandeja y que el partido piensa aprovechar.

El pasado noviembre, el Consejo de Ministros acordó la creación de una Comisión interministerial para la conmemoración del 80 aniversario del exilio republicano coincidiendo con el final de la Guerra Civil que ganó en 1939 el general golpista Francisco Franco y que interrumpió la II República española para instalar 40 años de dictadura. Con la llegada de Pedro Sánchez a Moncloa, el PSOE quiso darle un impulso a una de sus banderas más emblemáticas, la memoria histórica, cuya medida estrella sería la exhumación del dictador, de la que el Gobierno ya no se atreve a dar una fecha concreta. En el caso del acto del Senado, está organizado por el partido y no por el Gobierno.

Publicidad

El homenaje se encuadra, por tanto, dentro una serie de actos durante el año que los socialistas aún no tienen cerrados. Si hasta ahora han sido las asociaciones memorialistas, algunos periodistas o investigadores los que se han encargado de guardar la memoria del gran éxodo republicano a Francia o México, el Ejecutivo recoge el testigo para homenajear a “científicos, intelectuales, profesionales, amas de casa y pequeños propietarios”, es decir, las personas más allá de los nombres conocidos, tal y como advirtió la portavoz Isabel Celaá en la rueda de prensa posterior al citado Consejo de ministros.

En la apertura del acto intervendrán el portavoz del Senado, Ander Gil, la secretaria de Mayores del PSOE, María Jesús Castro, y el secretario de Memoria Histórica de la Ejecutiva federal del PSOE, Fernando Martínez. Estos nombres del PSOE, a los que se sumarán en la clausura la vicesecretaria, Adriana Lastra, y la presidenta, Cristina Narbona, se unirán también los de los homenajeados como el historiador Nicolás Sánchez-Albornoz, que escapó en 1948 del Valle de los Caídos y se exilió a Argentina, la coordinadora de Asociaciones de Exiliados. Elsa Osaba, de la representante de AMICAL-Mathausen, Concepción Díaz Berzosa, y la representante de ‘Archivo, Guerra y Exilio’ (AGE), Amparo Sánchez Monroy, tomarán la palabra después.

Al acto, por tanto, acudirán algunos de los niños que salieron por las fronteras junto a sus padres para marchar al exilio y que hoy son, en su mayoría, nonagenarios o sus descendientes.

Marcando perfil antifascista frente a la derecha

Los homenajes a los exiliados republicanos se esbozaron antes de las elecciones andaluzas del 2 de diciembre, pero que se haya elegido el Senado (y no el Congreso) como primera opción no es casual. Es en “esta Cámara donde las derechas se han negado a condenar el franquismo, el mismo régimen que fusiló, encarceló y obligó a exiliarse a miles de compatriotas”, ha explicado el portavoz socialista del Senado, Ander Gil, en una nota de prensa distribuida a los medios.

Pero sin duda, las elecciones andaluzas abrieron un nuevo frente con la entrada de Vox en las instituciones y sus discursos contra la Ley de memoria histórica socialista, ayudando a recuperar el eje izquierda-derecha que se difuminó en 2015. “El PP y Ciudadanos usan su mayoría absoluta para imponer su voluntad en el Senado, mientras negocian con la ultraderecha, heredera del fascismo vencedor de 1939, para hacerse con el poder en Andalucía”, ha explicado Gil en referencia a Vox.

El PSOE celebrará el homenaje a los exiliados republicanos unas semanas antes de que la formación de ultraderecha entre en la Cámara Alta con un senador procedente de la cuota de designación autonómica de las elecciones andaluzas. Hasta que no se constituya la institución andaluza no hay plazos para saber cuándo se instalarán estos representantes públicos en Madrid, pero se prevé que al menos se alargue hasta febrero.

Ante el nuevo ciclo que se abre y con el bloque de derechas (PP, Ciudadanos y Vox) dispuesto a reeditar pactos, los próximos comicios electorales desvelarán si la irrupción de la formación ultraderechista moviliza (como reacción) al electorado de izquierdas que se quedó en su casa el 2 de diciembre en Andalucía. Por el momento, el PSOE aprovechará para marcar los surcos que dividen a los partidos de ambos bloques.