Los “viva el rey” deslucen el homenaje a las víctimas

  • El rey se convierte en protagonista del acto
  • Canciones universales y lecturas en la lenguas de las personas que perdieron la vida

BARCELONA.- Las Ramblas, primera hora de la mañana, un silencio tenso que recordaba lo ocurrido hace 12 meses. El helicóptero sobrevuela Barcelona. Un bar del Raval, un café en una de las callejuelas que finalizan en las Ramblas, se apresuran en recibir los pedidos. Poco después cortan el tráfico. Subiendo las Ramblas, símbolos, gestos espontáneos: un cartel pegado a un kiosko recuerda los nombres de las víctimas, algunas flores sobre el mosaico de Miró, donde los cuerpos inertes frenaron la furgoneta blanca hace un año.

Llegando a Plaça Catalunya llama la atención una enorme pancarta que cuelga de lo alto de uno de los edificios contiguos, en inglés: “El rey español no es bienvenido en los países catalanes”. También llama la atención grupos organizados de personas con banderas de España que se concentran en las cuatro esquinas de la plaza. Algunos llevan carteles identificativos: servicio de orden. Algunos son integrantes de partidos y colectivos de la extrema derecha, presentes en anteriores manifestaciones. A la entrada de la plaza, donde se va a celebrar el acto, los Mossos registran las pertenencias de asistentes. Otro control de seguridad, de los servicios de la Casa Real, requisa algunas banderolas independentistas, las banderas españolas entran todas.

Publicidad

Tercer elemento que llama la atención: poca gente en el acto, unas 2.000 personas. En comparación con la concentración que se celebró el año pasado, el 18 de agosto, cuando la plaza quedó desbordada al grito de ‘No tinc por!’, en esta ocasión tan solo estaba concurrido el centro de la misma. Ante la politización de los últimos días, para mucha gente se había convertido en un acto de reafirmación para el monarca, la ciudadanía de Barcelona no ha participado. Deslucido homenaje a las víctimas.

Publicidad

El acto, organizado por el Ayuntamiento, sencillo, sentido, bonito… Interrumpido en un sinfín de momentos por gritos de ‘Viva el rey’ y ‘Viva España’. La inmensa mayoría del público no sigue las proclamas y les mandan callar. Faltas de respeto. Los monárquicos, pocos, algunas decenas, quizás un par de centenares, querían ser protagonistas: banderas monárquicas y sombreros de paja también con la insignia española.

La periodista Gemma Nierga ha sido la encargada de la conducción del acto. Palabras de recuerdo para las víctimas, palabras de agradecimiento para las fuerzas de seguridad y servicios públicos y de emergencias que estuvieron implicadas en el socorro a las víctimas del atentado. Previamente, algunos familiares de las víctimas, acompañados de autoridades, han realizado una ofrenda floral en el mosaico de Miró, en las Ramblas, sin duda, el momento más emotivo.

Coros y alumnos de las escuelas municipales de música interpretan temas universales como ‘Imagine’, ‘Hallleluyah’, ‘Qualsevol nit pot sortir el sol’, ‘Cant dels ocells’. Se leen fragmentos de ‘Devociones sobre situaciones inesperadas’ de John Donne en las siete lenguas de las personas que perdieron la vida el año pasado. Momentos de emoción interrumpidos por ‘Viva el rey’, ‘Viva España’… ‘Imagine’ vs ‘Viva el rey’, la mayoría del público se suma a tararear la canción de John Lenon.

Los independentistas, más allá de la enorme pancarta que recuerda a Felipe VI que no es bienvenido, y otra colgada en la Rambla que critica los negocios armamentísticos y la relación con las casas reales, no tienen gran presencia en Plaça Catalunya. Algunos activistas de CDR se han concentrado abajo de Via Laietana. Indiferencia ante la politización del acto. ANC ha convocado otro acto en la cárcel de Lledoners esta tarde, pero, esta mañana, la presencia del rey ha deslucido el homenaje a las víctimas. Albert Rivera y Pablo Casado hacen turno para hablar ante las cámaras. Aquellos que pedían que no se politizara el acto…