ENTREVISTA

Carles Riera: “La mejor solidaridad con el republicanismo español es nuestra independencia”

  • Dialogamos con el diputado y número 2 de la lista de la CUP al Parlament por Barcelona

2

Punto y final a una campaña electoral muy abierta que deja un escenario político indescifrable de cara a los comicios de este domingo en Catalunya. Esta noche, actos finales de las distintas candidaturas. Mañana, jornada de reflexión. El domingo, vuelven las urnas a Catalunya. Se percibe un descenso en la movilización con respecto a 2017, la participación podría quedar por debajo del 60% según la demoscopia. Y los indecisos siguen siendo, a escasas horas del inicio de las votaciones, muy numerosos.

Los sondeos marcan un triple empate por arriba entre JxCat, ERC y PSC, un descalabro de Ciudadanos y una entrada con fuerza al Parlament de la ultraderecha de Vox. Los tres partidos independentistas podrían volver a conseguir mayoría absoluta y el PDeCat podría entrar en el Parlament. Estas son las tendencias, los resultados, el domingo por la noche.

Cerramos la serie de entrevistas a candidatos de cuartopoder conversando con el número 2 de la lista de la CUP por Barcelona, el diputado Carles Riera (Barcelona, 1960). A punto de comenzar una nueva legislatura en la que la formación anticapitalista podría volver a ser decisiva para formar Govern. Los anticapitalistas, además, mantienen una disyuntiva interna: si dan los números, ¿entrarían a formar parte del equipo de un gobierno de coalición? Las dos almas, la más movimentista y la más institucional, tienen un debate pendiente.

-Finaliza la campaña electoral. La ultraderecha de Vox ha tenido demasiado foco para ser una fuerza, hasta ahora, extraparlamentaria en Catalunya. ¿Qué se ha hecho mal?

-Parece que se pierde la memoria de lo que ha supuesto para la historia de Europa el darle espacio público a la extrema derecha. Tenemos una memoria dramática de las consecuencias de normalizarla. En el Estado español y en los países catalanes no se está actuando distintamente. No compartimos el criterio de la democracia liberal según el cual la extrema derecha es una opción política que tiene el mismo derecho que el resto. Nosotros pensamos que a la extrema derecha hay que erradicarla, es la única manera de vencerla.

"A los partidos del centro les va bien tener una extrema derecha"

También es verdad que a los partidos del centro les va bien tener una extrema derecha, pues les sitúa en el centro, y a los que están en el centro, les sitúa a la izquierda. De tal manera que no se ataca a la extrema derecha de la misma manera que se hace con nosotros o con el antifascismo. Nosotros estamos en una posición de izquierda radical y en el antifascismo y se nos ataca directamente, a la extrema derecha se le da vía libre y eso es funcional y útil para el sistema. Aquí desgraciadamente nos hemos acostumbrado a que toda movilización contra la extrema derecha acaba con la represión de manifestantes antifascistas.

Por nuestra parte, presentamos a la Junta Electoral una denuncia para que se prohibiera a Vox la presencia en los medios de comunicación públicos, fallaron contrariamente a nosotros y los medios públicos están a exposición de ese discurso racista y xenófobo que para nosotros es absolutamente intolerable.

-El candidato de En Comú Podem, Lucas Ferro, entrevistado por cuartopoder, abogaba por tratar cómo contrarrestar a la ultraderecha desde el próximo lunes en Catalunya, después de las elecciones. ¿Qué proponen en este sentido?

"Mantenemos nuestro compromiso de dar apoyo y sostener al movimiento antifascista en la calle"

-Por nuestra parte, mantenemos nuestro compromiso de dar apoyo y sostener al movimiento antifascista en la calle. Hay una batalla en el espacio público y por el espacio público que es fundamental. Por lo tanto, alianza y total solidaridad con el movimiento antifascista. Por otra parte, desde el punto de vista institucional, tenemos que conseguir, tras el 14 de febrero y lo más pronto posible, un gran pacto político y social antifascista para poner un cordón sanitario a la extrema derecha. En campaña lo estamos practicando, la ignorancia es una de las estrategias porque la extrema derecha quiere una confrontación que está intentando alimentar continuamente. La ignorancia es importante, pero también hay que mantener una disputa por la confrontación en la disputa por el espacio público y a nivel institucional.

Ese pacto tendría que comportar normas, criterios e, incluso, modificaciones en el reglamento del Parlament para que la Mesa pudiera atajar e impedir expresiones racistas, xenófobas y fundamentadas en el odio. Eso sería imprescindible.

-Abogan por reeditar un Govern independentista. ¿Otra vez un ejecutivo liderado por la derecha nacionalista catalana con apoyos anticapitalistas?

"La única manera de dar pasos definitivos en el terreno democrático y social es, precisamente, rompiendo con el Régimen del 78"

-Para nosotros, el eje nacional y social van al unísono y se retroalimentan. Nuestra estrategia está en avanzar en el derecho a la autodeterminación de nuestro pueblo y en un giro radical desde el punto de vista de las políticas públicas y sociales para ponernos al servicio de la clase trabajadora y los servicios públicos, para nosotros esto va a la vez.

Desde nuestro punto de vista, en el contexto del Estado español y del Régimen del 78, la única manera de dar pasos definitivos en el terreno democrático y social es, precisamente, rompiendo con el Régimen del 78 y derrocándolo. Por ello, el eje independentista se convierte en una estrategia fundamental para avanzar en el eje social y tenemos múltiples ejemplos en las legislaturas anteriores de legislaciones con sensibilidad social y progresista en materia social, de género, medioambiental, fiscal... que tampoco son nada del otro mundo pero que el Tribunal Constitucional las ha tumbado sistemáticamente.

En los últimos días hay un movimiento diáfano en este sentido, pues logramos en consenso con el movimiento en defensa de la vivienda legislaciones que intentaban poner un poco de coto a los desahucios y regulación a los alquileres y el Constitucional lo volvió a tumbar. El aparato jurídico del Régimen del 78 actúa para defender al propio régimen y al Ibex35. Está claro, hay que escoger o Tribunal Constitucional o derecho a la vivienda.

Por ello, para nosotros está claro que la independencia responde a ejercer el derecho a la autodeterminación como derecho que tiene todo pueblo, pero también, en el contexto concreto del Estado español es un eje fundamental para fragmentar el régimen y avanzar en lo social. El Régimen del 78 es un conglomerado de partidos, de Conferencia Episcopal, de Ejército, aparato policial, jueces, fiscales, medios de comunicación y empresas que mantienen atado y bien atado el sistema desde el punto de vista territorial y social. En este sentido, planteamos que hace falta un Govern independentista y a la izquierda, es la única manera de avanzar en estos dos ejes. Si nuestra candidatura es fuerte en el Parlament, nuestro objetivo es darle un giro de 180 grados para que obedezca a estos objetivos.

-Laura Borràs, candidata de JxCat, está acusada de un delito de prevaricación. ¿Puede la CUP investirla presidenta?

"Absoluta solidaridad antirrepresiva frente a la guerra sucia y absoluta intransigencia frente a la corrupción"

-En el ámbito de las alianzas postelectorales tenemos un objetivo claro. No estamos de acuerdo en que el PSC forme parte del Govern, pues para nosotros el PSOE es un pilar fundamental del Régimen del 78. Por otra parte, hemos visto que las promesas de diálogo del Gobierno de PSOE y Unidas Podemos se han traducido en nada, ni hay diálogo ni hay propuestas democráticas para solucionar el conflicto. Es más, cuando ponemos sobre la mesa el referéndum de autodeterminación y la amnistía como pilares fundamentales, la respuesta del PSOE es clarísima, eso no se puede hablar ahora ni nunca, está fuera del marco. Por ello, no podemos colocar en el Govern a este partido.

Por otra parte, tenemos claro que hace falta un pacto antifascista, un cordón sanitario frente a Vox. Por cierto, el señor Illa, hoy por hoy, todavía no ha dicho que no va a aceptar los votos de Vox como opción para ser investido presidente. El Régimen del 78, cuando tiene que articularse, lo hace. Por ello, hablamos de una alianza independentista y soberanista y por la izquierda, es decir, una mayoría parlamentaria y un Govern de la Generalitat con hegemonía independentista y hacia la izquierda. Pondremos sobre la mesa nuestro programa, por encima de siglas y de personas. Un programa basado en el derecho a la autodeterminación, la amnistía y un giro social radical. Podremos pactar con las fuerzas políticas que estén de acuerdo con ese giro.

Si se da un escenario en el cual seamos determinantes para la gobernabilidad y en ese escenario la señora Borràs forma parte como posible presidenta, desde luego que vamos a exigir que se den garantías absolutamente objetivas y verificables de que no hay la más mínima sombra, no solo de corrupción, sino de malas prácticas. Para nosotros, la lucha contra la corrupción es un objetivo fundamental, no se puede construir una república en base a la sombra sobre corrupción. Sabemos que el Estado hace guerra sucia contra el independentismo utilizando cualquier instrumento y a menudo levantando falsas acusaciones relacionadas con la corrupción, pero a veces eso se corresponde a la realidad. Por tanto, absoluta solidaridad antirrepresiva frente a la guerra sucia y absoluta intransigencia frente a la corrupción. Ya lo hicimos con Artur Mas.

-Y si se inviste un nuevo Govern independentista, con mayoría absoluta independentista en el Parlament, ¿cuál será la hoja de ruta en el tema nacional? ¿Nuevos hitos de desobediencia? ¿Marcar una nueva unilateralidad?

"Hay que volver a un nuevo ciclo de movilización social comparable o superior al del 1 y 3 de octubre de 2017 o al del octubre de 2019"

-En un contexto democrático más o menos normal, este conflicto se resolvería con diálogo y con pactos y en ese contexto se debería reconocer a la parte catalana como una nación, un pueblo, y en consecuencia reconocerle el derecho a la autodeterminación. Y en consecuencia, habilitar un instrumento para ejercer este derecho, el referéndum no es el único pero sí el más común internacionalmente, poner fin a la represión y la amnistía. Por ahora, el Gobierno del PSOE y Unidas Podemos no dice que sí a ninguna de estas condiciones, el diálogo está complicado. Ahora sí, sabemos que este conflicto, como todos los comparables, se tendrá que resolver en un contexto de diálogo y negociación, pero no solo será bilateral con el Estado, sino internacional y multilateral. Es imprescindible reconocer la amnistía, ya vamos casi por 3.000 personas represaliadas en esta causa contra el independentismo y ya nos acercamos al centenar que en los próximos meses puede ingresar a prisión con acusación de la propia Generalitat. Esto va a ser otra línea roja para un acuerdo para un Govern independentista, esto tiene que acabar.

Al otro lado no hay un interlocutor que apueste por esta vía, y no es una cuestión solo del Gobierno del PSOE y Unidas Podemos, sino de régimen, de la estructura de poder del Estado. El Régimen del 78 se sustenta por su capacidad de control territorial, que es lo que le da su capacidad extractivista y de alimentar su maquinaria. Por lo tanto, para alcanzar ese escenario hay que forzarlo y convertirlo en irreversible. Para ello, hay que volver a un nuevo ciclo de movilización social comparable o superior al del 1 y 3 de octubre de 2017 o al del octubre de 2019, como respuesta a la sentencia del Tribunal Supremo, hay que volver a estrategias de desobediencia civil no violenta y a ejercicios de soberanía desde el Parlament.

Antes decía, o Tribunal Constitucional o derecho a la vivienda, hay que actuar desde la soberanía, asumiendo las consecuencias represivas que esto conllevará. Esto producirá una escalada en el conflicto democrático hasta tal punto que se hará irreversible. Para algunos será la mejor solución y para otros el mal menor en un escenario resolutivo como el que planteábamos a escala internacional y multilateral basada en la autodeterminación y la amnistía. Esta es nuestra hoja de ruta y queremos alcanzar este objetivo dentro de esta legislatura. Según las encuestas de opinión, hay entre un 70 y un 80 por ciento de la población que apuestan por la autodeterminación y la amnistía, lo que colocamos en el centro de la mesa es un consenso social bastante sólido en nuestro país.

-¿En esta estrategia que se marcan, qué papel han de jugar otros movimientos soberanistas de otros territorios del Estado, como Euskal Herria o Galiza?

"El republicanismo español, para avanzar, tiene que quebrantar el Régimen del 78"

-La mejor solidaridad con el republicanismo español es nuestra independencia. Nosotros ejercemos una profunda solidaridad con el republicanismo español y nos sentimos hermanados con este movimiento. El republicanismo español, para avanzar, tiene que quebrantar el Régimen del 78, ese entramado de poderes del que hemos hablado antes que amparados por la Constitución y dos grandes pilares, PSOE y PP, se sostiene. Nuestra independencia puede abrir oportunidades para que el republicanismo español avance.

Por otro lado, esto no lo haremos en soledad, lo haremos de la mano y del brazo de movimientos de liberación nacional que tienen situaciones parecidas y objetivos análogos al nuestro en Euskal Herria, Galiza, etc. Es muy importante las alianzas y solidaridad con el republicanismo español, con la izquierda española y los movimientos sociales que apuestan por un proyecto republicano que vaya más allá del Régimen del 78 y la monarquía, y, desde luego, con una alianza con los otros movimientos de liberación nacional del Estado español. Creemos que nuestra independencia es un motor que puede ayudar a todos estos procesos y, desde luego, desde la libertad de cada pueblo establecer las alianzas, solidaridades y cooperaciones que nos hermanen para vencer todos los retos que van a seguir existiendo. Seguiremos trabajando conjuntamente para superar el capitalismo, para poner la economía al servicio de la vida y la clase trabajadora y para alcanzar un modelo democrático que está muy lejos de la limitadísima democracia del Estado español.

-Suele pasar que cuando la izquierda alternativa entra a gobernar, defrauda a parte de sus bases y electorado por no lograr profundizar tanto como se esperaba. ¿Han tenido este debate ya en la CUP? ¿Nos encontraremos con un histórico empate entre las bases de la CUP?

"(Entrar en el Govern o no) es una controversia que está muy viva dentro de nuestro espacio"

-Podría ser. Es una controversia que está muy viva dentro de nuestro espacio. Tengo un profundo respeto por Podemos en este sentido, qué duda cabe que el Gobierno del PSOE y Podemos probablemente sea el mejor gobierno posible en estos momentos, teniendo en cuenta la correlación de fuerzas, la fortaleza del régimen... Aún así y a pesar de todas las dificultades de la pandemia no es capaz de dar ninguna respuesta al conflicto, fijémonos lo fuerte que es el régimen y cómo bloquea cualquier posibilidad. Tampoco tiene capacidad de hacer caer una monarquía que es absolutamente corrupta, además, la reforma laboral sigue sin derogarse o la ley mordaza igual. El Ibex35 sigue campeando a sus anchas por las estructuras del Estado.

Desde nuestro punto de vista, queremos aplicar nuestro programa en nuestro país. Vamos a ver en función de la correlación de fuerzas resultante del 14-F si la mejor manera de hacer que nuestro programa avance es estando dentro del Govern o no. Lo vamos a ver, sabiendo muy bien las dificultades, contradicciones y retos que cualquier posibilidad implica. Sin lugar a dudas, hay que tener muy en cuenta el nivel de la correlación de fuerzas en la calle, en las luchas sociales. Nuestra experiencia nos indica que, cuando el movimiento en la calle es fuerte, nuestros objetivos desde la institución avanzan más deprisa. Cuando hay reflujo o parálisis en las luchas sociales, se nos hace más difícil avanzar. Es un conjunto de factores el que hay que tener en cuenta.

-Una de las reclamaciones más llamativas de la CUP en esta campaña ha sido la de una renta básica universal. ¿Será línea roja para entrar en el Govern? 

"Los fondos europeos han de ir para lo contrario de lo que el Gobierno del Estado y el Govern de la Generalitat están planteando: refinanciar las empresas del Ibex35 a cambio de nada"

-En nuestro programa proponemos un rescate social para la crisis. Renta Básica Universal, SMI de 1.200, derogación de la reforma laboral, generar un marco de relaciones laborales propio, proteger el sistema de pensiones, rescate a autónomos y pymes, que están sufriendo más la crisis. El Gobierno del Estado y el Govern de la Generalitat han desarrollado una gestión deficiente de la pandemia, se han basado en las restricciones para frenar la pandemia, pero esas restricciones no han venido acompañadas de provisiones. Por eso tenemos a una clase trabajadora más precarizada que antes y a la economía productiva enraizada en el territorio sufriendo. También es fundamental parar los desahucios.

Otro bloque por el que apostamos es una economía basada en el sector público. La pandemia ha demostrado que, en las cuestiones fundamentales para poner la vida en el centro, el mercado y el capitalismo fracasan. Las vacunas están en manos de farmacéuticas privadas, escasas, caras y especulando con ellas; la energía eléctrica, en plena pandemia y ola de frío se dispara el precio... Por ello, proponemos un programa de soberanía democrática en el que los suministros básicos estén en manos públicas. Todos los recursos de la sanidad privada a la pública, el mercado regula mal la sanidad, venimos de recortes, pero además en Catalunya hay 9.000 camas de la privada que no están en manos de la pública para combatir la pandemia y el personal sanitario precarizado. También apostamos por una reindustrialización económica verde, feminista y ecologista, enraizada en el territorio y con retorno económico en el territorio generando bienestar.

Todo esto hay que pagarlo, por lo que promovemos una reforma fiscal en la que pague más el capital que el trabajo, al contrario que ahora, en el que las rentas más altas paguen más y las más bajas, menos. Una banca pública, no podemos depender de los bancos del Ibex35 para financiar una reconstrucción económica al servicio de la economía real y las clases populares.

Por último, los fondos europeos han de ir a reforzar los servicios públicos, a pagar la renta básica, el programa de vivienda pública que permita que el 30% de la vivienda esté en el parque público, por cierto esto alimentado por la expropiación de los pisos vacíos en manos de fondos buitre y grandes propietarios. Los fondos europeos han de ir para lo contrario de lo que el Gobierno del Estado y el Govern de la Generalitat están planteando: refinanciar las empresas del Ibex35 a cambio de nada para que luego los recortes y la austeridad con la que nos venga la Unión Europea la paguemos entre todos. Esa es la maniobra mafiosa, refinanciar el Ibex para que paguemos entre todos los recortes.

-Le repregunto por la renta básica universal, esto sería algo realmente innovador. ¿Qué plazos maneja? ¿Cómo pretenden implementarla?

"Si (la Generalitat) ha de contratar fuera, que sea a la economía social y solidaria, no al Ibex35"

-Por nosotros la pondríamos en marcha ya, desde el inicio de la próxima legislatura, porque nos enfrentamos a una crisis humanitaria de grandes dimensiones. Que todo el mundo tenga un ingreso básico de supervivencia nos parece fundamental, va a ser una gran batalla política y alcanzaremos el éxito más pronto si hay movilización social y un amplio consenso con sindicatos y movimientos sociales. Una reforma fiscal no se hace de hoy para mañana, pero que los fondos europeos sirvan para ese objetivo sí que se puede conseguir más en el corto plazo. Para nosotros es un objetivo totalmente prioritario.

Nosotros todavía no hemos debatido cuál va a ser nuestra estrategia postelectoral, hay que esperar a ver cuál es el escenario resultante de los resultados. Por tanto, todavía no podemos hablar de líneas rojas y de cuáles serán, pero el fin de los desahucios, una reorientación de los fondos públicos en favor de la renta básica y el rescate de autónomos y pymes, un plan de emergencia de vivienda social... Estos objetivos son un paquete de medidas sociales, junto al refuerzo de la sanidad pública, que para nosotros es fundamental. Además, que la Generalitat no contrate al Ibex35. Somos partidarios de que todos los servicios pasen a ser públicos y si hay que contratar fuera, que sea a la economía social y solidaria, no al Ibex35.

-En materia medioambiental, una crisis grave a la que nos enfrentamos, ¿cuáles son las medidas más urgentes que se deben tomar desde el próximo Govern de Catalunya?

-Esto es fundamental. Una de las causas de las crisis venideras es la crisis climática que ya estamos viendo cómo puede convertirse en un verdadero shock climático. Nos planteamos una alianza con el movimiento que lucha por la justicia ambiental y contra el cambio climático y hacemos nuestra su agenda. Es fundamental una transición energética hacia las energías renovables y una transición hacia una economía verde, respetuosa con el medio ambiente. Además, todas las políticas que hay que llevar a cabo para eliminar todas las actividades que tienen un efecto negativo sobre el cambio climático. Ya llegamos tarde y requiere un giro radical de lo que ha sido la política de la Generalitat hasta ahora. La descarbonización avanza muy lentamente, se sigue apostando por sectores económicos extractivistas que generan calentamiento global, escasez de agua, excesivos residuos... Hay que dar un giro radical, nos va la vida en el corto plazo en ello.

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.

 

2 Comments
  1. Adiro says

    Me parece muy bien lo que dice pero del dicho al hecho va un largo trecho y mas con solo entre 10 a 12 diputados que les dan las encuestas , eso seria una revolución

  2. Adiro says

    Por otra parte a nivel de Estado los presupuestos están aprobados y son excepcionales y sociales y pueden prorrogarse .. y los independentistas .. ¿ cómo van poner en peligro al gobierno? . Si no cambian leyes del PP , las sufrirán.. y ni habrá amnistía .. Ya es una vergüenza para ellos que los cuentas europeas se tuviera que abstener Vox mientras ellos votaban NO con el PP . Así que pasen las elecciones volverá ser + o – como antes y sino están acabados .. por supuesto supongo que será mejor que tengan mayoría y formen gobierno en la Generalitat y así no podrán hacer de gobierno y oposición al mismo tiempo ,en Cataluña llevan sin gobierno real ya tres años..Lo de cuanto peor mejor se acabó . y veremos si son o no capaces de hacer gobierno sino peor para ellos , pero además puede gobernar ERC solo con apoyo de PSC , Comunes y CUP y lo que se dice en elecciones es una cosa pero los resultados son la realidad más allá de planteamientos electorales Y la postura de CUP lo dirá su Asamblea

Leave A Reply

Your email address will not be published.