Caso Cifuentes: crónica de una muerte anunciada

109

A estas alturas no hay duda en el PP de que la dimisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, es inminente. La cuestión ahora es acertar con la cronología. La tesis defendida por el coordinador del PP, Fernando Fernández Maíllo, se ha impuesto sobre la de la secretaria general, María Dolores de Cospedal, partidaria de defender a Cifuentes y su continuidad en el cargo, conforme han ido conociéndose más detalles del caso del máster que, supuestamente, Cifuentes habría recibido sin haber cursado.

Fuentes de la dirección del PP aseguran que la presidenta ha conseguido arrancar de su partido la total autonomía para gestionar el calendario, dentro de las fechas límite para evitar la moción de censura. Así, según estas mismas fuentes, su dimisión estaba prevista para después de la recepción del Día de la Comunidad de Madrid, el próximo miércoles, 2 de Mayo. El último escándalo ha adelantado la dimisión a hoy, 25 de abril.

La propia Cifuentes se ha impuesto la asistencia a esa recepción, en la que actúa como anfitriona, como el último gran acto público, en el que podría firmar su testamento político, pero no anunciar su dimisión «por una cuestión de respeto institucional», puntualiza un dirigente popular a cuartopoder.es.

Publicidad

La fecha elegida y pactada por la presidenta madrileña, siempre según el PP, fue el fin de semana del 4 al 6 de mayo, al límite del plazo en el que puede manejarse Cifuentes, ya que la celebración de la moción de censura estaría prevista para el lunes 7 de mayo. Sin embargo, el caso del ‘robo de las cremas’ ha llevado a la ya expresidenta a adelantar su dimisión. «No se va a llegar hasta ese límite», señala otra de las fuentes consultadas «aunque sí se apurarán los plazos, por expreso deseo de Cifuentes, que bien merece que se le permita decidir cuándo dice adiós a su carrera política».