Urbán pide por carta a Pedro Sánchez que retire el apoyo al FRONTEX y a la Guardia Costera libia

La migración es uno de los temas centrales que se debaten en el corazón de la Unión Europea. Mientras España hace ‘gestos’, como la asistencia del Aquarius, Italia se niega a que los barcos con migrantes a bordo atraquen en sus puertos. En pleno debate, el eurodiputado de Podemos, Miguel Urbán, pedirá por carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que no sea laxo con la ultraderecha europea y se sitúe sin reservas en la defensa de los derechos de los migrantes, eliminando el apoyo de España al FRONTEX y a los guarda costas libios. El político morado también ha querido poner en valor el trabajo de la Caravana Abriendo Fronteras que este año ha viajado a Italia para denunciar “las políticas criminales de la Unión Europea” en esta materia. 

Los miembros de la caravana han convocado una manifestación en Catania frente a la sede de Frontex para pedir, entre otras cosas, la disolución de este organismo, una reivindicación que Urbán traslada al presidente en la misiva. “Frontex, lejos de dar apoyo logístico, material o humano en las labores de salvamento humanitario, se ha convertido en una entidad cuasi militar, que ha aumentado su presupuesto en más de 3.600% con la excusa de la seguridad, que en realidad es securitización y militarización”, argumenta Urban en declaraciones a Cuartopoder.es.

El eurodiputado se carga de razones para pedir al líder del Ejecutivo que cambie de forma profunda la estrategia frente a la migración y España deje de financiar este organismo: “Creemos que la agencia Frontex es ineficaz, el uso que hace de los fondos no contribuye a que haya menos muertes en el Mediterráneo, además es opaca e impune a pesar de las denuncias por violaciones de derechos humanos y devoluciones en caliente. Por eso apostamos por el cierre de la agencia”, explica a este medio el eurodiputado anticapitalista.

Frente a la Europa que cierra sus puertas y permite un reguero de muertes en el mar, el eurodiputado propone “vías legales y seguras de llegada a Europa, presupuestos para la acogida de las personas migrantes, inversión en políticas de integración” como alternativa “a sus vallas, sus concertinas, sus cárceles para migrantes, y sus miles de muertos en el Mediterráneo”.

Podemos saluda los gestos en esta materia, pero también quiere hechos. No quieren que Pedro Sánchez se ponga de perfil o se quede en los titulares. “Pedimos que el gobierno español acabe con la financiación a los paramilitares libios, que actúan más como matones que como guardia costera”, argumenta el eurodiputado en referencia a las “innumerables ocasiones” en las que los guardacostas, amparados por Europa, han abandonado a su suerte a las personas que querían salir de Libia, buscando una vida mejor lejos de la violencia extrema y la esclavitud.

El último escándalo lo ha desvelado la ONG Proactiva Open Arms, que denunció haber encontrado en el Mediterráneo central una embarcación destruida y abandonada con los cadáveres de una mujer y un bebé y a otra mujer que aún estaba vida. Finalmente, las naves ‘Open Arms’ y ‘Astral’ desembarcarán este sábado en el puerto de Palma de Mallorca.

Carta íntegra de Urbán a Pedro Sánchez

Excmo. Sr. D. Pedro Sánchez Pérez-Castejón,

En estos días, unas 300 activistas del estado español participan en Italia en la Caravana “Abriendo Fronteras” denunciando que el mar Mediterráneo se ha convertido en una fosa mortal como consecuencia de las políticas migratorias de la UE de cierre y externalización de fronteras. Se trata de una acción itinerante para visibilizar la violación sistemática de los derechos humanos y exigir el cumplimiento del derecho internacional (como es el derecho a la vida) y reclamar el derecho de residencia europeo para las personas migrantes y refugiadas. En 2016, en Grecia, la Caravana “Abriendo Fronteras” denunció el “acuerdo de la vergüenza” entre la UE y Turquía y demandó un pasaje seguro y una acogida digna para quienes huyen de la guerra en Siria. En 2017, en Melilla, denunció las “devoluciones en caliente”, las vallas con concertinas y los centros de internamiento (CIEs). También la violencia machista que enfrentan las mujeres en el tránsito, la explotación laboral de las trabajadoras transfronterizas y los acuerdos de externalización de fronteras con Marruecos.

Hoy, 19 de julio, la Caravana “Abriendo Fronteras” organiza una manifestación en Catania, frente a la sede de FRONTEX para denunciar la muerte y el acoso de personas migrantes, la criminalización de organizaciones solidarias y de ayuda humanitaria, así como para demandar vías legales y seguras, políticas de acogida dignas y efectivas, el cierre de los CIE, la disolución de FRONTEX y la derogación del Reglamento de Dublín III.

Esta misma semana, hemos asistido de nuevo a una tragedia humanitaria vergonzante. La ONG Proactiva Open Arms denunció “la omisión de socorro en aguas internacionales y abandono de una persona con vida y los cadáveres de un niño y una mujer por la Guardia Costera libia. Se encontraban en una embarcación destruida a 80 millas de Libia”.

En lo que va de año, 1.500 personas han perdido la vida en el Mediterráneo, convirtiéndolo en la mayor fosa común del mundo. 500 personas murieron ahogadas en la primera semana de julio, momento en el que el gobierno italiano, con el ministro de Interior, Matteo Salvinni, al frente, anunció el cierre de los puertos italianos a las ONGs de salvamento marítimo. Malta siguió sus pasos y también cerró los puertos. Es decir, justo cuando no se permite trabajar a las ONGs en el Mediterráneo, las consecuencias se traducen en más muertes.

Saludamos los gestos que se han hecho desde el gobierno español, acogiendo el barco Aquarius y el Open Arms en las últimas semanas. Sin embargo, entendemos que es contradictorio e irresponsable que España siga apoyando a la política de externalización de fronteras, y concretamente a FRONTEX y la financiación a la Guardia Costera libia.

  • La Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas -FRONTEX- ha sido denunciada en repetidas ocasiones por omisión de socorro en aguas internacionales y por no realizar labores de salvamento marítimo, ni apoyo logístico a las operaciones de rescate en el Mediterráneo. Sin embargo, la financiación a este controvertido organismo no ha dejado de aumentar: de 2005 a 2016 pasó de 6.3 millones a 238,7 millones, lo que supone un aumento de casi el 3800%. Pero para el período de 2021 a 2027 se pretende aumentar a 12.000 millones de euros.
  • A pesar de numerosas críticas en relación con el riesgo de violaciones de los derechos humanos, incluidas las expresadas por las Naciones Unidas o los organismos europeos de derechos humanos (Consejo de Europa, Agencia Europea de Derechos Fundamentales, Defensor del Pueblo Europeo y Supervisor Europeo de Protección de Datos), la UE ha velado por la impunidad de la agencia orientada a la militarización mediante el uso de equipos militares (satélites, radares, helicópteros, uso de drones) y sin control democrático.
  • El Consejo Europeo ha reiterado que se presentará rápidamente una nueva reglamentación que amplíe el mandato de Frontex para emprender y ejecutar las deportaciones, lo que posiblemente le otorgue autoridad a la agencia sobre la política nacional de control fronterizo y retorno, algo que nos parece inadmisible y estaría contraviniendo el derecho internacional.
  • Desde hace años, las ONG que salvan vidas en el Mediterráneo han tenido que sufrir difamaciones provenientes del gobierno italiano y de FRONTEX acusándoles de colaborar con traficantes de personas, poniendo en riesgo la vida de las personas y actuando como “efecto llamada”. A finales de 2016, la Agencia FRONTEX y el complejo militar europeo EUNAVFOR Med dieron el primer paso con dos informes internos en los que acusaron a las ONG de colusión con los traficantes. En abril de 2017, el Fiscal del Estado italiano en Catania retomó estas acusaciones e intentó enjuiciar a algunas de las ONG para luego admitir que no había elementos válidos para sustentar su “hipótesis de trabajo”.
  • Numerosas organizaciones de derechos humanos, así como organismos internacionales, han denunciado las prácticas de la Guardia Costera libia, calificándola de “grupos armados paramilitares”, que no respetan el derecho a la vida de las personas. Existen numerosas denuncias contra los guardacostas libios por atacar barco de las ONG de salvamento marítimo -como Sea Watch o Open Arms- para secuestrar a los que habían sido rescatados y deportarlos a campos de detención en Libia.
  • Italia está ejecutando el proyecto “Aurora”; un plan que colocará a partir de 2020 la coordinación de las operaciones de intercepción de inmigrantes procedentes de la costa libia en manos del propio Ejército libio. La financiación procede del Fondo para la Seguridad Interna de la Comisión Europea, pero su objetivo es construir para esa fecha un llamado Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo y ponerlo bajo mando de la Guardia Costera libia, dependiente del Ejército y denunciada por Amnistía Internacional y por supervivientes del cruce del mediterráneo por graves violaciones de derechos humanos.
  • Los centros de internamiento han sido denunciados como el “infierno de Libia” y se han reportado casos de crímenes de lesa humanidad, tales como esclavitud, venta de seres humanos, violaciones de mujeres y torturas. Externalizar la gestión de la política migratoria a Libia u otros países y apoyar los centros de detención para migrantes significa incumplir el Derecho internacional de los Derechos Humanos.

Teniendo en cuenta que las personas muertas en el Mediterráneo no disminuyen, que los guarda costas libios actúan más como matones para impedir que las personas lleguen a Europa, y que la vulneración de derechos fundamentales de las personas migrantes en países como Libia es sistemática e inaceptable, un gobierno comprometido con la legalidad internacional y el derecho comunitario no puede apoyar acuerdos con Libia, la financiación de centros de detención, la formación a militares y paramilitares libios o financiar a FRONTEX que colabora estrechamente con el Ejército libio y cuya credibilidad está en entredicho.

Le instamos a que materialice en medidas urgentes su compromiso con los Derechos Humanos, la Convención de Ginebra y la legalidad internacional, proponiendo un giro a la actual política migratoria de la Unión Europea y reprobando la hoja de ruta del gobierno italiano.

  1. Tiene una oportunidad, pero también la responsabilidad de desmarcarse de la política del gobierno italiano en materia migratoria, que se puede calificar de xenofobia institucional.
  2. Le instamos a reunirse con el el primer ministro italiano en Roma para solicitarle vías seguras, la apertura de los puertos y colaboración con las tareas de salvamento marítimo.
  3. Le invitamos a que solicite a su compañera, la eurodiputada Elena Valenciano que, como Vice-Presidenta de la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, ayude a impulsar una iniciativa parlamentaria, que recabe el apoyo del mayor número de grupos políticos, para reclamar la creación de una Relatoría sobre Migración adscrita a la Agencia Europea de Derechos Fundamentales que evalúe, de forma independiente y permanente, la ejecución de la actual política migratoria que entra en conflicto con el Derecho internacional de los Derechos Humanos, así como la gestión de los fondos de la UE empleados en la externalización de fronteras.
  4.  Además, consideramos que el desarrollo del reglamento de asilo y la puesta en marcha de vías legales y seguras con la retirada de los obstáculos para quienes necesitan protección, así como la tramitación desde el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de visados humanitarios en países de orígenes y de tránsito, son medidas fundamentales para evitar más muertos y violaciones de derechos humanos.
  5. Con la misma urgencia se debe actuar en la frontera sur del estado español. Le instamos a que cumpla con su compromiso de retirar las cuchillas de las alambradas en Ceuta y Melilla. Asimismo, es necesario recordar que las llamadas “devoluciones en caliente” son prácticas contrarias a la normativa europea de asilo y del derecho internacional pues expulsan sin identificación previa a personas impidiendo su derecho a demandar asilo. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a España por esta práctica, por lo que también tiene una oportunidad y un deber de hacer cumplir el derecho comunitario e internacional en Ceuta y Melilla.
  6. Le instamos a que lleve a cabo un cambio real en las políticas migratorias, que pasa por cerrar los CIEs, eliminar las concertinas, prohibir las “devoluciones en caliente” y suprimir la ley de extranjería. Debemos abordar la política migratoria de manera integral en consonancia con la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
  7. Es urgente y necesario condenar las voces xenófobas y racistas en Europa, no permitir que condicionen las políticas de la Unión Europea e impulsar una alternativa solidaria y comprometida con los derechos humanos con acciones y políticas concretas.

Atentamente,

Miguel Urbán Crespo Miembro del Parlamento Europeo

 

Publicidad