Premios Goya 2019: injustos y bochornosos

2

Unos premios de cine se organizan, supuestamente, para premiar el mejor cine y para promocionar una industria, aunque de eso en España no hay. De las nominadas a la mejor película solo una era muy conocida por el público: Campeones. Era la peor de todas y fue la que se llevó, de forma muy injusta, el Goya a la Mejor Película. Todos lo saben y El Reino (siete premios) no fueron vistas por la gente que deseaban sus productores. Carmen y Lola la ha visto muy poca gente y Entre dos aguas no la ha visto nadie. También se la han pegado en taquilla otras películas nominadas como Ana de día, Sin fin, Yuli, Jefe, En las estrellas... la lista es aterradora.      

El espectador español sigue sin ver su cine y muchos españoles no solo lo ignoran, también lo desprecian. Hacer cine en España no solo es duro y casi un milagro, además tienes a medio país en contra. La tragedia es que la mayoría del cine español es pobre y mediocre y haciendo las cosas mal le das la razón a tus detractores.

Los Goya de este año han sido de bochorno. No ha funcionado la pareja Silvia Abril y Andreu Buenafuente y tampoco el espantoso guion de la gala. Entre sus coñas hubo una pulla repetida al ausente Pedro Sánchez: “Si la gala se alarga a lo mejor le da tiempo a llegar al presidente del Gobierno que no ha podido venir porque dijo que tenía un mitin en Zaragoza. Además, el mitin es ya pa los convencidos…”.

La actriz Loles León abraza a la actriz Gloria Ramos tras recibir "Campeones" el Goya a la Mejor película. EFE/Ballesteros.

Publicidad

 

 

 

Lo peor

- La gala, en la que hubo chistes horrendos como llamar a Casas “Mario Casis” porque los Goya no le quieren, fue farragosa, tediosa, larga, sin gracia y en la que tuvimos que sufrir hasta ¡una tuna y una batucada! Como me dijo Pablo Burgués, guionista nominado al Goya, en esta gala solo faltaba una murga de Cádiz y el himno del Madrid.  

- Y hubo, para mal, muy poca política. El cine patrio no se mojó, me da que hay acojono en el ambiente. En el agradecimiento al Goya al Mejor guión original de El reino no hubo, por ejemplo, ninguna alusión al Partido Popular y su bestial corrupción. ¡Y es el tema de la película!   

- El momento homenaje (a Chicho Ibáñez Serrador) fue lamentable por la sencilla razón de que Chicho no apareció en la gala y tuvimos que ver a gente aplaudiendo a una fotografía. Grotesco.

- Lamentable el espectáculo de David Broncano y Berto Romero colgados en el escenario y “presentando” el Goya a los Mejores efectos especiales.

- Jesús Vidal (Campeones) le robó el Goya al estupendo Francisco Reyes (El reino). Suele pasar cuando se confunde el talento con la caridad o lo políticamente correcto. Para colmo el discurso de agradecimiento de Vidal fue interminable.  

- El cinismo del mediocre Màxim Huerta: “No se preocupen que yo soy breve”. ¿Qué pintaba este individuo dando un premio de cine?

- Mariano Barroso, presidente de la Academia, fue bastante cobarde al decir que “las otras pantallas no son enemigas”. Pues claro que lo son, hombre. Y lo más gordo fue cuando celebró que una mala película de dinosaurios dirigida por Juan Antonio Bayona sea un éxito internacional. ¡Una película de Universal, multinacional que machaca en la salas al cine español!

- Y qué decir de Buenafuente haciendo de Groucho Marx. Inenarrable. Igual que verle con Silvia Abril en paños menores para presentar el premio al mejor vestuario. O ese momento largo y absurdo en el que Raúl Pérez hizo de Fernán Gómez en La lengua de las mariposas. Nadie lo entendió.

Premios Goya 2019
Los presentadores Silvia Abril y Andreu Buenafuente durante la gala de entrega de los Premios Goya 2019. EFE/BALLESTEROS

Lo mejor

- Poca cosa. Muy justo y previsible el premio a Luis Zahera por El reino. Nadie que ve la película de Sorogoyen olvida esa escena del balcón.  

- Merecido el Goya a Arantxa Echevarría, entrevistada en este diario. También el de Olivier Arson por la banda sonora de El reino. Arson es el compositor de todas la películas de Sorogoyen, que se mereció el Goya al mejor director. Muy merecido también fue el Goya al Mejor documental para El silencio de otros, a cuya codirectora, Almudena Carracedo, entrevistamos.  

- Buen momento final de Almodóvar en el recuerdo a su estupenda Mujeres al borde de un ataque de nervios (celebraron 30 años de la entrega de su Goya), pero estuvo deslucido por las ausencias de María Barranco, Antonio Banderas y Kiti Manver.  

Resumiendo

Los Goya han perdido el rumbo y ya no valen ni para lo que fueron inventados: como una plataforma de marketing. Ejemplo: las nominaciones de Entre dos aguas, Carmen y Lola o Todos lo saben no han significado nada en taquilla y con sus premios va a pasar lo mismo. Warner ha intentado resucitar en las salas a El reino, pero no creo que logren grandes cifras.

Como bien recordaba La información, solo Campeones ha logrado 19 millones en taquilla, pero 14 estrenos no consiguieron alcanzar ni 100 miserables euros de recaudación y 66 estrenos lograron menos de 1.000. Estamos hablando de que 40 estrenos no superaron la centena de espectadores.

La cuota de pantalla sigue siendo del 17%, floja y muy mal repartida. La recaudación ha llegado a los 100 millones. El flojo guión de los Goya tuvo un chiste para este drama: Este año el cine español ha superado los 100 millones en cartelera, lo que para Amancio Ortega es un mal fin de semana”. Solo 19 películas ganaron más de un millón de euros en taquilla y esas 19 películas son el 80% de la recaudación total. Y encima el cine español continúa desaparecido de los grandes festivales, no tenemos ninguna relevancia internacional.  

En fin, nada que celebrar un año más y esta vez con una gala pésima.

Los premiados

Mejor Película

Campeones

Mejor Dirección

Rodrigo Sorogoyen, por El reino

Mejor Dirección Novel

Arantxa Echevarría, por Carmen y Lola

Mejor Actriz Protagonista

Susi Sánchez, por La enfermedad de domingo

Mejor Actor Protagonista

Antonio de la Torre, por El reino

Mejor Actriz de Reparto

Carolina Yuste, por Carmen y Lola

Mejor Actor de Reparto

Luis Zahera, por El reino

Mejor Actriz Revelación

Eva Llorach, por Quién te cantará

Mejor Actor Revelación

Jesús Vidal, por Campeones

Mejor Guión Original

Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen, por El Reino

Mejor Guión Adaptado

Álvaro Brechner, por La noche en 12 años

Mejor Dirección de Producción

Yousaf Bokhari, por El hombre que mató a Don Quijote

Mejor Dirección de Fotografía

Josu Incháustegui por La sombra de la ley

Mejor Montaje

Alberto del Campo, por El reino

Mejor Dirección Artística

Juan Pedro de Gaspar, por La sombra de la ley

Mejor Diseño de Vestuario

Clara Bilbao, porLa sombra de la ley

Mejor Maquillaje y Peluquería

Sylvie Imbert, Amparo Sánchez y Pablo Perona, por El hombre que mató a Don Quijote

Mejor Sonido

Roberto Fernández y Alfonso Raposo, por El reino

Mejores Efectos Especiales

Lluís Rivera y Laura Pedro, por Superlópez

Mejor Música Original

El reino

Mejor Canción Original

"Este es el momento" (Campeones)

Mejor Película de Animación

Un día más con vida

Mejor Película Documental

El silencio de los otros

Mejor Película Iberoamericana

Roma (México)

Mejor Película Europea

Cold War

Mejor Cortometraje de Ficción

Cerdita

Mejor Cortometraje Documental

Gaza

Mejor Cortometraje de Animación

Cazatalentos

Goya de Honor

Chicho Ibáñez Serrador

2 Comments
  1. mecacholo says

    Solo hubiera faltado un premio a la mejor banda sonora a Campeones… :S

  2. ninja45 says

    Tenemos que destacar el silencio cómplice y cobarde del universo Goya hacia la brutalidad de una España que tiene miles de encausados (incluyendo cantantes y artistas) y decenas de presos y exiliados políticos, incluyendo a la presidenta de un Parlamento, por haber permitido un debate parlamentario. El único gesto fue de mofa del exilio, porque claro, el exilio hace una gracia de mil narices. Pero ¿críticas a una monarquía intervencionista, a una judicatura politizada, a una criminalización de una causa democrática, a la brutalidad contra unos representantes del pueblo encarcelados? Eso no se dice, no se mira y no se toca. Es una progresía de pacotilla, hinchada de consignas prefabricadas y vacía de compromiso ético. Desde los tiempos de la bodeguilla, el artisteo español confundió el sentido crítico del arte con el seguidismo político, y cuando la ceja llegó al famoseo, el fenómeno de abducción entre el socialismo monclovita y la progresía del celuloide llegó al paroxismo. Así fue como el escenario de los Goya se ha convertido, año tras año, en un espectáculo vacuo, plagado de consignas todo a cien, y falto de compromiso ético. Es como un gran fake del progresismo caviar, que nunca se solidariza con las víctimas, sino sólo con las causas que entran en el manual de la corrección política. Por ejemplo, los Goya nunca se han preocupado de los directores de cine represaliados bajo regímenes islamistas, como el iraní Jafar Panahi, torturado, condenado a seis años de prisión y a 20 de muerte creativa, por ser considerado crítico con el régimen. Directores y festivales de cine de todo el mundo le dieron apoyo. En los Goya, el silencio fue tan absoluto, como el desprecio a su condena. Y así ha sido en todos los casos donde no había grandes lemas del socialismo de puño y rosa. A la m. con la Injusticia española prevaricadora, títere de fascistas y corruptos, vergüenza de Europa. Si me pegan, me divorcio. Som República !!*!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.