El campo de batalla: Más Madrid, Unidas Podemos y Operación Chamartín

  • Podemos celebra hoy un Consejo Ciudadano clave para la reconfiguración de las izquierdas
  • La dirección morada hará alguna propuesta de cara a aclarar la situación de Madrid

Un mar de dudas. Secreto de sumario. Así se afronta hoy el Consejo Ciudadano Estatal que se celebra en la sede de Podemos, en la calle Princesa, a partir de las 16:30 horas. Pocos datos más han trascendido sobre una cita que se prevé crucial para el futuro de la izquierda madrileña, hoy en descomposición, y de la formación morada tras el anuncio de Íñigo Errejón de lanzar la plataforma Más Madrid a nivel autonómico. La misma plataforma con la que pretende concurrir Manuela Carmena a las municipales. Poco más se sabe del cónclave de Podemos de esta tarde, ni siquiera ha trascendido si asistirá Pablo Iglesias, en baja por paternidad, o si participará a distancia o si irá el propio Errejón.

Lo que parece claro es que el Consejo Ciudadano, convocado de urgencia, debería ser el momento y lugar en el que Podemos dé un paso para cerrar la crisis de Madrid. A menos de cuatro meses de las elecciones municipales y autonómicas, también europeas, las encuestas van desgranando los peores augurios para las izquierdas: el tripartito de derechas y ultraderechas que se ha hecho con el poder en Andalucía -PP, Ciudadanos y Vox- podría obtener mayoría suficiente para mantener el gobierno de la Comunidad de Madrid y también para arrebatarle a las izquierdas su mayor tesoro, el Ayuntamiento de la capital.

Mientras los tambores de guerra de la izquierda suenan con brío, parecen silenciar el resto de elementos de la actualidad política y social. En Madrid, desde hace unos días, bajo el sonido ensordecedor del claxon del taxi que aguanta en su huelga indefinida contra las multinacionales de las VTC que amenazan con acabar con la regulación laboral tal y como la conocemos, eldiario.es publica los documentos sobre la Operación Chamartín, una operación urbanística opaca en el norte de la capital que ha ido involucrando a sucesivos gobiernos de todas las administraciones - municipal, autonómica y estatal- durante más de 20 años. La postura de Carmena y sus concejales afines con este caso es duramente criticado por los sectores más izquierdistas del gobierno de Ahora Madrid y por movimientos sociales y vecinales madrileños.

Publicidad

Operación Chamartín es, sin duda, uno de los elementos diferenciadores entre el entorno de la alcaldesa, Más Madrid, el mismo que el de Errejón, y el resto de actores de las izquierdas madrileñas al PSOE: IU, Anticapitalistas, La Bancada Municipalista y, ahora también, Podemos. Y este proyecto urbanístico y sus opacidades mantenidas a lo largo de su historia puede ser el perfecto campo de batalla en el que diferenciarse en el caso de que finalmente no haya candidaturas de unidad al Ayuntamiento y la Comunidad.

Las negociaciones para que existan candidaturas conjuntas siguen adelante. Ayer, IU Madrid se reunía con Más Madrid, el equipo de Errejón, tras haberlo hecho en los días previos con Equo, Anticapitalistas y el equipo de Podemos Comunidad de Madrid que tomó las riendas de la organización tras la dimisión de Ramón Espinar. IU Madrid apuesta por una candidatura de unidad, tal y como ratificaron ayer en su Colegiada Regional que se reunió una vez terminada esta primera ronda de conversaciones.

Pero diferencias políticas, como la Operación Chamartín, que coloca a un lado a Más Madrid y al otro a Podemos, IU, Anticapitalistas y La Bancada (plataforma que opera solo en el ámbito municipal y que lleva su propio proceso asambleario sin descartar que finalmente no opte por presentarse electoral), así como la batalla interna de Podemos, pueden suponer que haya dos candidaturas a la izquierda del PSOE tanto en las municipales como en las autonómicas.

La guerra abierta entre el sector de Iglesias y el de Errejón, tras el anuncio de este último del jueves 17 de enero de la creación de la plataforma autonómica Más Madrid, no ha tocado fin, ni mucho menos, a pesar de las repetidas apelaciones de ambos sectores a buscar la máxima unidad para las elecciones. Desde Podemos, apelan a que Más Madrid se integre en Unidas Podemos. Desde Más Madrid llaman a Podemos a sumarse a la plataforma de Errejón. Sutil juego de malabares, en el que uno de los dos tendría que ceder y situarse por debajo, metafóricamente, del otro e integrarse en el proyecto del adversario interno. Peligroso también el aparecer, ante la opinión pública, como la parte culpable de que no haya entendimiento. Malabares.

"Estamos defendiendo el acuerdo marco, el más amplio acuerdo posible entre fuerzas progresistas y que además se hagan procesos participativos. No tenemos mayor problema en ese sentido. Hay una cuestión clave: hay que facilitar a la gente las referencias políticas que se han ido construyendo durante tiempo y que la gente tenga claro qué papeleta tiene que buscar", declaraba ayer el diputado y responsable de Relaciones con la Sociedad Civil de Podemos, Rafa Mayoral, en el Congreso de los Diputados. El mismo día que se votan las municipales y autonómicas, se hace lo propio con las europeas, y la dirección de Podemos defiende que sea el mismo nombre el que aparezca en todas las papeletas. "Hay que tener mucha tranquilidad, calma y sosiego, las cosas se cocinan a fuego lento. Calma para que se vaya conformando ese proceso unitario, nosotros vamos a apoyar, a facilitar que ese proceso se pueda producir", aconsejaba el diputado.

“Si alguien considera que tiene que tomar otros, que explique por qué (en referencia al acuerdo marco). Nosotros asumíamos que era una buena opción y seguimos creyendo que es una buena opción, nadie nos ha explicado por qué no debiera serlo", lanzaba un mensaje Mayoral a IU. Ayer, el coordinador federal de IU, Alberto Garzón, apostaba por la unidad, a pesar de mantenerse crítico con el paso dado por Errejón, y aseguraba que "el nombre de la marca es lo de menos".

Desde IU Madrid, proponen un “espacio aglutinador” que pueda incluir tanto a Podemos como a Más Madrid. Un paraguas más amplio, quizás otro nombre inclusivo, en el que “todo el que quiera se pueda sentir identificado”. Desde la dirección federal recuerdan que el acuerdo marco puede variar según el territorio y que apuestan por engrandecer Unidas Podemos, tal y como hicieron con Adelante Andalucía. Desde la federación madrileña, por su parte, añaden, que, en todo caso, la marca acordada es "Unidas" y no el orden de las siglas que le acompañen. Después de la crisis y el debilitamiento de Podemos en la Comunidad de Madrid, Podemos podría no ser el primer nombre de partido que apareciera tras la marca Unidas, en caso de que esta fuera finalmente la opción seleccionada, valoran fuentes de la dirección madrileña de IU.

El nombre, quién cede y diferencias políticas de calado, como la Operación Chamartín, dibujan el campo de batalla de las izquierdas madrileñas. Algunos actores, como Anticapitalistas, ven con buenos ojos dos listas diferentes: "una de centro-izquierdas como la que representan Carmena y Errejón” y otra rupturista, basada en un programa impugnador y en un método de construcción de la lista participativo.

Hoy, en el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, se sabrá algo más, se resolverán algunas incógnitas de este mar de dudas. Un cónclave de Podemos en el que se debe dibujar un esbozo de la solución (o soluciones) con la que las izquierdas madrileñas se presenten a unas elecciones cruciales dentro de menos de cuatro meses. Un Consejo Ciudadano que puede tomar decisiones que influyan en la configuración del mapa estatal de las izquierdas a medio y largo plazo, tal y como escribía ayer el periodista Pedro Vallín en La Vanguardia.