Goya 2018: nada que celebrar

Goya 2018
Foto de los galardonados en la 32 Edición de los Premios Goya celebrada en el Madrid Marriott Auditorium Hotel. / Javier Lizón (Efe)

El tema de esta 32 edición de los Goya eran las mujeres y la reivindicación fue cargante, sobreactuada y falsa. Menos premios y discursos y más realidad en la igualdad de sueldos en la “industria”, señores. Y eso no va a suceder. Me temo que las mujeres seguirán cobrando un 40% menos que los hombres y el año que viene nadie se acordará de los abanicos rojos y de las reivindicaciones con señoras enfundadas en caros trajes de modistos.

Esta entrega de los Goya, en la que se ha llevado los premios gordos una película blanquita, académica y olvidable como La librería, ha sido tan agónica e interminable como todas. Y no había nada que celebrar porque (y por mucho que se dijese en la eterna gala) el cine español de 2017 ha sido mediocre, vulgar e insustancial. Y su cosecha será recordada como una de las peores del cine español en décadas.

Handia, una gran producción en euskera y rodada por cineastas vascos, ha sido de lo mejor del cine español de 2017

El año pasado los académicos combinaron en su palmarés buen cine de género (Tarde para la ira) con la pornografía sentimental de Bayona (Un monstruo viene a verme) y este año han apostado por la Coixet y Handia, una gran producción en euskera y rodada por cineastas vascos que han sido de lo mejor del cine español de 2017.

En estos Goya se repitieron los inevitables lugares comunes: prensa hablando de “el cabezón”, peña poniendo caras y poses rarísimas en el photocall, ‘periodistas’ preguntando por modistos y joyeros, actores y directores que acaban de llegar al mercadeo de los premios y ya hablan de “la gran familia del cine” (a la que por fin pertenecen, claro), ese premiado que dedica su premio a “la persona que me aguanta”…

En cuanto a las ausencias, no entiendo la de Oro, completamente ninguneada en estos premios, siendo mucho mejor que películas como Abacadabra, El autor o Verano 1993. Iba para peli del año, pero pinchó en taquilla. También me parece sorprendente la ausencia de El bar, de Álex de la Iglesia. Es su segunda mejor película tras la tronchante El día de la bestia. Pero bueno, este año al ex presidente de la Academia parece que no le importan los Goya. Se entiende: en 2017 ha sido un rompetaquillas.

Y los cómicos Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes olvidables, aunque los prefiero a Dani Rovira.

Goya 2018
La directora Isabel Coixet recibe el premio a la Mejor Película por ‘La Librería’ de manos de Carlos Saura. / Chema Moya (Efe)

Lo mejor:

Decente escenario, nada hortera o cutre, como en otras ocasiones.

Merecido el premio al ‘gigante’ Eneko Sagardoy, al que la semana que viene lo vamos a ver en la muy recomendable Cuando dejes de quererme.

Recordar que en Handia han trabajado cuatro guionistas y no un único ‘autor insobornable’. El cine vasco ha demostrado seguir siendo de lo mejor en este país.

El momento Carlos Boyero.

Isabel Coixet, reclamando el goce de ver cine en una sala y leer libros en papel aunque ya sea una cosa para gente ‘viejuna’.

Impecables Mariano Barroso y Nora Navas recriminando al aristócrata Ministro de Cultura el fin del infame 21% del IVA, prometido por el PP y todavía negado.

El momento Paquita Salas. Grande Brays Efe, como siempre.

Goya 2018
El actor Javier Gutierrez tras recibir el premio al “Mejor actor protagonista” por su trabajo en ‘El autor’. / Chema Moya (Efe)

Lo peor:

No se puede perder tanto tiempo en entregar los premios a los cortometrajes. Y encima en tres categorías: ficción, documental y animación. Y en pleno prime time. Sigue siendo absurdo. Para más inri, a la presentadora (Cristina Castaño) se le secaba la boca en una presentación interminable.

Siguen sobrando los premios a la mejor película europea e iberomericana. A nadie le interesan. Y menos a las doce y media de la noche, en el momento más caliente de una gala. Premios, encima, que no reciben los directores, sino los distribuidores. ¿? Ridículo.

Premio al Mejor largometraje de animación a la una menos viente. ¿?¿?

Premio al Mejor documental a la una menos cuarto. ¿?¿?¿?¿?

La madre de Gustavo Salmerón es tan cargante como lo es en su documental.

Javier Gutiérrez, un actor con pocos registros en una película fea y mediocre.

Injustos los premios a Verano 1993, la película que los modernetes aman y los críticos y académicos honran, un ejercicio de cine vacío, sin guión, aburridísima, plana… Un auténtico bluf vendido como la crema de la crema, puro postureo premiado por la ‘cultura oficial’, otro globo inflado por lo medios. Nadie se acordará de ella un unos meses, no digamos en años.

Goya 2018
La actriz Marisa Paredes tras recibir el “Goya de Honor”. / Chema Moya (Efe)

Palmarés:

Mejor actor revelación: Eneko Sargadoy, por Handia.

Mejor diseño de vestuario: Saioa Lara, por Handia.

Mejor montaje: Laurent Dufreche y Raúl López, por Handia.

Mejor cortometraje de animación: Woody and Woody.

Mejor cortometraje documental: Los desheredados.

Mejor cortometraje de ficción: Madre.

Mejor dirección novel: Carla Simón por Verano 1993.

Goya de honor: Marisa Paredes.

Mejor sonido: Aitor Berenguer, Gabriel Gutiérrez y Nicolas de Poulpiquet por Verónica.

El actor Eneko Sagardoy se llevó el galardón al Mejor Actor Revelación, por su interpretación en "Handía"
El actor Eneko Sagardoy se llevó el galardón al Mejor Actor Revelación, por su interpretación en “Handía”. / Chema Moya (Efe)

Mejor dirección de producción: Mikel Serrano, por Handia.

Mejor dirección de fotografía: Javier Agirre, por Handia.

Mejor maquillaje y peluquería: Ainhoa Eskisabel, Olga Cruz y Gorka Aguirre, por Handia.

Mejores efectos especiales: Jon Serrano y David Heras, por Handia.

Mejor actriz revelación: Bruna Cusí, por Verano 1993.

Mejor guión original: Aitor Arregi, Andoni de Carlos, Jon Garaño y José Mari Goenaga, por Handia.

Mejor guión adaptado: Isabel Coixet, por La librería.

Mejor canción original: La llamada, de José Miguel Conejo Torres (Leiva), por La llamada.

Mejor música original: Pascal Gaigne, por Handia.

Mejor actor de reparto: David Verdaguer, por Verano 1993.

Mejor actriz de reparto: Adelfa Calvo, por El autor.

Mejor película iberoamericana: Una mujer fantástica, de Sebastián Lelio, por Chile.

Mejor película europea: The Square, de Rubén Ostlund, por Suecia.

Mejor actor protagonista: Javier Gutiérrez, por El autor.

Mejor película de animación: Tadeo Jones 2, de Enrique Gato y David Alonso.

Mejor película documental: Muchos hijos, un mono y un castillo, de Gustavo Salmerón.

Mejor actriz protagonista: Natalie Poza, por No sé decir adiós.

Mejor dirección: Isabel Coixet, por La librería.

Mejor película: La librería.

Publicidad