La España hechizada

GABRIELA BUSTELO | Publicado:

Los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán en una imagen de archivo.

Por WhatsApp circula estos días una foto de los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán riendo a mandíbula batiente. En un globo de diálogo Chaves susurra a su colega socialista “Nos están juzgando por hacer desaparecer 800 millones y estos imbéciles con el máster de Cifuentes”, a lo que Griñán responde: “Calla, que se van a dar cuenta”. Efectivamente, con un retraso de casi dos décadas se juzga en Sevilla el Caso ERE, un episodio de corrupción que habría desviado desde 2001 cerca de mil millones de euros procedentes de la Unión Europea mediante una trama fraudulenta creada por la Junta de Andalucía socialista. Este juicio debería haber hecho palidecer todas las demás noticias, pues se trata de uno de los mayores casos de corrupción política sucedidos en Europa, dada la cuantía, la duración y la procedencia del dinero robado. Se busque donde se busque en el viejo continente, cuesta hallar sucesos comparables. Ni los 450 millones de euros comunitarios que la mafia italiana trasalpina podría haber robado mediante subcontrataciones amañadas en la construcción del tren de alta velocidad Lyon-Turín. Ni los 7 millones de euros del Parlamento Europeo que Marine Le Pen habría usado para pagar a su plantilla parisina del Frente Nacional. Leer más …

Máster en represión

ATXE | Publicado:

Máster en represión_Represión política

La vivienda no es un privilegio

CRISTINA HERNÁNDEZ | Publicado:

vivienda
Hablar únicamente de personas sin hogar es hablar de las víctimas de este fenómeno en el que se mezcla la desigualdad económica, la exclusión social extrema y la invisibilidad. / josemdelaa (Pixabay)

En España hay 31.000 personas sin hogar. A este problema social lo llamamos ‘sinhogarismo’. Aproximarnos a la realidad social de una manera distinta necesita de nuevas palabras, de nuevas miradas. Hablar de ‘sinhogarismo’ en lugar de hablar de personas sin hogar supone tener una mirada más amplia no solo del problema sino, sobre todo, de sus causas. Significa tener en cuenta otros factores que influyen de manera determinante para que una persona llegue a situación de calle, como son las ridículas políticas sociales de vivienda y un mercado laboral feroz y agresivo. Hablar únicamente de personas sin hogar es hablar de las víctimas de este fenómeno en el que se mezcla la desigualdad económica, la exclusión social extrema y la invisibilidad, es hablar de la situación de las personas, pero invisibilizando las causas que la provocan. El concepto de ‘sinhogarismo’, por tanto, lo que nos ofrece es una mirada más amplia de un problema social que es necesario si queremos erradicarlo y no únicamente parchearlo. Nombrar el ‘sinhogarismo’ supone dejar de hablar de situaciones particulares de las personas que lo sufren para nombrar un fenómeno social que se caracteriza, sobre todo, por una brutal vulneración de derechos humanos en nuestras calles y plazas. Leer más …

Del Régimen del 78 a la III República

LORENA YUSTA Y JORGE MARTÍNEZ | Publicado:

Una gran bandera republicana en la manifestación del 14 de abril del 2013.Una gran bandera republicana en la manifestación del 14 de abril del 2013. / EFE

Hoy la Segunda República Española cumpliría años. Su proclamación, el 14 de abril de 1931, fue más que un –nunca simple– cambio en el modelo de estado: supuso el empoderamiento de la mayoría social trabajadora frente a un sistema monárquico despótico, corrupto y ruinoso que la tenía sumida en el subdesarrollo social y la empujaba al abismo. Leer más …

La represión del Estado y el delito imaginario de la rebelión catalana

SIN PERMISO | Publicado:

Puigdemont alemania
Carles Puigdemont, a su salida de prisión en Alemania, ante los medios de comunicación. / EFE

Daniel Raventós y Miguel Salas, Sin Permiso

Políticos catalanes encarcelados y otros exilados en Suiza, Alemania, Bélgica y Escocia. Todos elegidos en las urnas por la legislación autonómica. Sin haber practicado ninguna violencia. De pensamiento político distinto: de derechas, de izquierda y de extrema izquierda. Con un punto en común: su acuerdo con el derecho del pueblo catalán a decidir qué relaciones quiere mantener con los otros pueblos y naciones del mundo. Vistos los acontecimientos, han acertado los que han preferido el exilio por la gran internacionalización de la situación catalana que a su vez ha puesto en evidencia la vigente justicia española, heredada del franquismo (“La Fiscalía General del Estado, la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo se están comportando no como los órganos de Administración de Justicia de un Estado social y democrático de Derecho, sino como lo que eran en el Régimen de las Leyes Fundamentales”), aspecto no único de lo que significa el régimen de la restauración borbónica –o del 78- más allá de la declamación. Leer más …

Lo suyo y los suyos

JAVIER PÉREZ DE ALBÉNIZ | Publicado:

Cospedal_Cifuentes
Cristina Cifuentes saluda a María Dolores de Cospedal en una foto de archivo. / Fernando Alvarado (Efe)

En la Convención Nacional del Partido Popular, celebrada este fin de semana en Sevilla, María Dolores de Cospedal quiso dejar las cosas muy claras desde la jornada inaugural: “Hay que defender lo nuestro y a los nuestros”. Las palabras de la secretaria general de los populares no se referían a España, no eran una apología de las tradiciones y costumbres de este país, no elogiaban a nuestros personajes ilustres. No. Esas palabras de apoyo entusiasta estaban dirigidas a Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, propietaria de un currículo de ensueño, mentirosa profesional, vergüenza y hazmerreír de buena parte de la sociedad española. Leer más …

Capone o los caminos de la justicia

GABRIELA BUSTELO | Publicado:

Gobierno de Puigdemont
Carles Puigdemont, durante una reunión del cesado Gobierno catalán en una imagen de archivo. / Efe

Al Capone quizá sea el gánster más famoso de la historia. Desde Los Intocables de Brian De Palma y la serie Boardwalk Empire de Martin Scorsese hasta el recién iniciado rodaje de Fonzo en Nueva Orleans, el personaje de Capone sigue fascinando al mundo. Nacido hace un siglo largo en la barriada neoyorquina de Brooklyn, donde su familia de origen napolitano vivía en un desvencijado edificio próximo al astillero del East River, nada hacía pensar que el joven Alphonsus ―conocido como ‘Al’ entre los amigos y ‘Fonzo’ entre los parientes― fuera a convertirse en uno de los criminales más temidos de todos los tiempos. En el Colegio Público Número 7 se peleó a puñetazos con una profesora, lo que le obligó a abandonar las aulas a los 14 años, entrando en contacto con bandas urbanas de delincuentes juveniles donde conoció a Lucky Luciano y Johnny Torrio. En una pelea en el Harvard Inn, donde trabajaba como portero, le marcaron la cara con una navaja por insultar a una mujer, ganándose el apodo de ‘Cara Cortada’ (Scarface) que aborreció durante toda su vida.

Su colega Torrio se mudó a Chicago en 1909 para trabajar con el mafioso Jim Colosimo, asesinado a tiros precisamente en 1920, año en que Capone acababa de llegar a la ciudad. ¿Casualidad o causalidad? Nunca se supo. Tras heredar el negocio de burdeles, casas de juego y bares, Torrio entró en el lucrativo contrabando de licores propiciado por la decimoctava enmienda constitucional que prohibía el consumo de alcohol, conocida popularmente como la ‘Ley Seca’. Tras la jubilación de su mentor Johnny Torrio en 1925, Al Capone se puso al frente de la mafia de Chicago, manipulando a líderes políticos, jefes policiales y medios de información para labrarse una imagen de empresario dedicado a mejorar el bienestar de sus compatriotas.

Entre tanto, sus violentos métodos tenían aterrorizada a una ciudad tan dominada por la mafia como incapaz de enfrentarse a ella. Fomentando matanzas casi diarias entre bandas rivales, Al Capone iba eliminando fríamente a sus enemigos. ¿Eran adversarios auténticos o imaginarios? Poco importaba. Unas veces morían acribillados a tiros mientras comían espagueti en un restaurante italiano; otras aparecían degollados en su casa. La escalada de la violencia entre los clanes de Chicago culminó con la masacre del día de San Valentín, el 14 de febrero de 1929. Siete hombres de la banda rival de Bugs Moran murieron ametrallados por un falso pelotón de fusilamiento de mafiosos disfrazados de policías.

La pregunta que surge a estas alturas del relato es evidente. ¿Cómo fue posible que un ciudadano estadounidense cometiera delitos con semejante impunidad durante tanto tiempo? En primer lugar, era un hombre muy popular. Del mismo modo que hacía Pablo Escobar en Colombia, Al Capone se escudaba tras un disfraz de empresario generoso y siempre disponible para ayudar a los emigrantes recién llegados al país. En segundo lugar, Capone tenía en nómina a centenares de jueces, policías, políticos y periodistas, ninguno de los cuales quería desaparecer en un tiroteo que acabaría archivado en los sótanos de una comisaría por falta de pruebas.

Finalmente, Al Capone cayó. Pero no fue por quebrantar la Ley Seca ni por las decenas de actos de delincuencia que se le atribuían directa o indirectamente. El 18 de octubre de 1931 se le condenó por evasión de impuestos a cumplir una condena de 11 años de cárcel, que repartiría entre el presidio del Condado de Cook (en la propia ciudad de Chicago) y las prisiones federales de Atlanta y Alcatraz. La pena del juez James H. Wilkerson fue severa, considerablemente más larga que la impuesta en otros casos de evasión de impuestos. Pese a todo, no había sido fácil condenarle. Su red protectora estaba perfectamente engrasada y para poder hacer justicia fue necesario sustituir sorpresivamente a todos los miembros del jurado escasos minutos antes de empezar el juicio. Al día siguiente los titulares de los periódicos de Estados Unidos proclamaban: “A Capone le caen 11 años por evasión fiscal”, pero el país entero sabía que ese no era el motivo auténtico de su condena. Es decir, el mafioso más escurridizo de la historia pasó una década larga a la sombra por un delito que podría considerarse una menudencia. Este viernes se ha sabido que el Tribunal Supremo español estudia aceptar la entrega alemana de Puigdemont por una “malversación agravada de caudales públicos”. La historia tiende a repetirse de maneras asombrosas. O no.

MásterFake: el patético ocaso del castillo de selfies

HUGO MARTÍNEZ ABARCA | Publicado:

Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid.
Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, el pasado 12 de diciembre. / Comunidad de Madrid (Flickr)

1.- El Máster ya no ofrece dudas. La pregunta ya no es si el Máster de Cifuentes existió o fue un fraude descarado: la respuesta es obvia. La pregunta ya sólo es cómo se les ocurrió que no pasaba nada por meterse en tal cúmulo de irregularidades sencillas de comprobar e imposibles de rebatir; y cómo una vez evidenciadas siguen haciendo el ridículo aportando papeles que no prueban nada más que más irregularidades y nuevas (y gravísimas) falsificaciones de documentos públicos.

Y la respuesta se encuentra en la biografía política de Cristina Cifuentes, que es la biografía del PP en la Comunidad de Madrid, siempre de la mano, cronológica y moralmente.

2.- 25 años de trampas y mentiras. Ese ha sido el método del PP para conservar el poder en la Comunidad de Madrid. Y con ese método, este ha sido su programa de gobierno: desmantelamiento de los derechos sociales, saqueo de lo público y gracias a ambos, financiación ilegal, es decir, nuevas trampas, para seguir manteniendo el poder.

El Partido Popular comenzó sus casi cinco lustros de gobiernos autonómicos en 1995. Entonces Alberto Ruiz-Gallardón consiguió el primer engaño de una larga tanda. Se fabricó un perfil de outsider del PP, un hombre progresista, liberal, casi opuesto al conjunto del PP, una rara avis que gustaba más a los lectores de El País y habituales votantes del PSOE que a los suscriptores de ABC. Fueron años de grandes favores a los constructores, del comienzo de las operaciones en América Latina que dieron lugar al caso Lezo, de la Cajamadrid de Blesa y toda su corte de ladrones invitados al festín.

Después llegó Esperanza Aguirre con un engaño y un fraude. El engaño fue que ella era simplemente una señora entre tonta e ignorante, víctima de las tomaduras de pelo de Pablo Carbonell en Caiga Quien Caiga: Espe, para sus amigos y Espe para quienes nos fijábamos en sus meteduras de pata culturales que eclipsaban su sangrienta política educativa en el Gobierno de (José María) Aznar. El fraude fue la mayor humillación que hemos vivido los madrileños, hace ahora quince años: el tamayazo inició la época del descaro. La sensación de impunidad y la organización piramidal del PP de Madrid puso en marcha la barra libre. Desde 2003 a 2015 los madrileños sufrimos el esperanzato: un desmantelamiento de lo público con una excusa ideológica que escondía la verdadera motivación de sus políticas. En realidad lo hacía para no dejar ni las raspas. Cuando supimos que por cada colegio concertado robaban un millón de euros entendimos, por ejemplo, que la “libertad de elección” era una burda excusa. Se estaba imponiendo un modelo educativo a los madrileños porque a cambio se estaban llevando el dinero a paletadas.

3.- No hay photoshop que limpie esos selfies En 2015 el PP, ya con Cifuentes, pudo mantener la Comunidad de Madrid por un único escaño y gracias a una constante repetida en toda España: ante la duda, Ciudadanos da el gobierno al partido más corrupto posible.

Los escasos tres años de Cifuentes han pretendido una mentira insólita: desligar a Cifuentes del pasado del PP de Madrid (del que ya era diputada y dirigente cuando aún existía la Unión Soviética), del PP nacional y erigirse en campeona de la transparencia y la lucha contra la corrupción. Tal desatino tenía que desmontarse pronto y fue cayendo enseguida. En cuanto avanzaban las investigaciones de Lezo y Púnica iba apareciendo el nombre de Cristina Cifuentes en los sumarios. Y ella intentaba guardar las apariencias subida en la misma mentira: Lezo era el resultado de que ella había denunciado la corrupción de los gobiernos del PP Madrid (aunque la investigación llevara meses en marcha cuando su gobierno presentó un escrito en fiscalía y las escuchas señalen a “un tipo de Podemos” –el diputado autonómico Eduardo Gutiérrez- como la persona que estaba destapando la trama); las obviedades contadas por Granados en el juzgado eran una venganza por ser tan limpia. Incluso horas antes de que aparecieran las informaciones sobre el Máster, explicó en el Congreso de los Diputados que si ella no había abierto expediente a Granados y González desde su cargo en el PP de Madrid era porque el PP nacional, Mariano Rajoy, era quien tenía que hacerlo. Las noticias sobre el Máster obedecen, por supuesto, a que sus compañeros no le perdonan que sea tan limpia: la defensa que siempre usa Cifuentes es que el PP de Madrid funciona como una mafia.

4.- El MásterFake: la patética guinda de un pastel imposible. El Máster falso de Cristina Cifuentes es la guinda patética de una forma de conducirse por la vida pública. Todo daba igual, no había ni que disimular, la trampa que se les ocurriera era buena y estaba disponible: ya fuera para enriquecerse, para alterar el resultado electoral o para fabricarse un currículo académico falso. Si Cifuentes quería conseguir una plaza de profesora universitaria se trampeaba todo el itinerario para garantizarse el mejor futuro posible; tampoco sería la primera vez.

Cifuentes hacía lo que todos en el PP, especialmente en el PP de Madrid; su pecado fue hacer como que era la única que no hacía lo que todos, es más, pretendía ser la guardiana de la pulcritud de la pocilga. Ni en eso fue original. Gallardón fue el verso libre del PP; Aguirre se ofrecía todas las semanas a liderar la regeneración democrática del PP mientras protegía a Granados, González, Lucía Figar… Cifuentes no iba a ser menos.

La tensión en el PP de Madrid es entre muerte y agonía. No se escucha a nadie del PP defender que Cifuentes no dimita porque sea inocente, sino sólo porque no tienen banquillo.

5.- La alternativa fake. El problema para los madrileños es que sí lo tienen: el nuevo fraude se llama Ciudadanos. Recordemos una evidencia: si Ciudadanos hubiera podido habría dado la alcaldía de Madrid a Esperanza Aguirre, la de Valencia a Rita Barberá y el gobierno valenciano, balear… a los partidos popular es que comparten con el de Madrid el pódium del latrocinio. Eso fue lo que hizo Ciudadanos en Madrid: mantener en el gobierno al PP de Madrid (de Lezo, Púnica y Cifuentes) y lo que hará siempre que tenga votos suficientes. No hay una sola política regresiva del PP que Ciudadanos haya revertido: se han mantenido los ataques a la educación y la sanidad pública, la fiscalidad para ricos… y el pie encima de la alcantarilla para evitar que el lodazal saliera a la luz.

En las dos semanas que llevan saliendo informaciones, Ciudadanos ha demostrado que el texto del acuerdo de investidura con Cifuentes es casi tan falso como el máster de la presidenta. El único texto que manejan es el cálculo electoralista ignorando por completo las necesidades sociales, democráticas y morales de la sociedad madrileña.

6.- Un año de limpieza para unas elecciones legítimas. Hoy sería urgente desalojar del gobierno autonómico al PP durante el año que quedan para las elecciones. En un año no hay margen para programas de gobierno con más ambición que desalojar a la mafia y preparar las primeras elecciones limpias (sin un gobierno que financie ilegalmente a su partido ni compre tránsfugas tras las elecciones) en la Comunidad de Madrid desde el siglo pasado. Pero es fácil intuir que Ciudadanos apostará en el peor de los casos por un reemplazo de Cifuentes en algún otro cargo del PP revalidando el fraude: igual que Cifuentes no era Aguirre, Garrido (o quien sea) no habrá sido Cifuentes.

Madrid no merece ser presa de la alianza entre una mafia decadente y un partido sin más proyecto que el vaivén de las encuestas. No lo merecía en 1995 ni mucho menos en 2003; no merecía en 2015 que una colección de tópicos y excusas sirvieran a Ciudadanos para castigar a Madrid con cuatro años más de la versión más patética del PP de Madrid. Queda un año y el único objetivo decente es tener un gobierno aseado que conduzca a Madrid a unas elecciones en 2019 en las que la ciudadanía pueda poner en marcha la recuperación de tantos años robados.

‘Godless’: mujeres de armas tomar

DAVID TORRES | Publicado:

Godless
Imagen de la serie ‘Godless’. / Youtube

El principal inconveniente de muchas teleseries es que los productores, olfateando dinero, no se resignan a la idea de dejarla morir en su momento y deciden alargarle la vida por procedimientos artificiales. El resultado, en términos artísticos, es un zombi narrativo, un muerto viviente que va dando bandazos por ahí, arrastrando capítulos y temporadas cuando no daba más que para una y gracias. Así ocurrió, por ejemplo, con The Killing, remake de un original danés en la que los guionistas, con el cierre ya perfectamente empaquetado, tuvieron que improvisar una continuación ridícula en la que se rogaba a los telespectadores que olvidasen las contradicciones evidentes o, mejor, que se olvidasen del cerebro. Casos extremos son los de The Walking Dead, una teleserie cuya repetición constante de caracteres, conflictos y situaciones le da un aspecto entrañable de videojuego, o Homeland, una obra que pasa de la excelencia a la bazofia tan velozmente como los cambios de bando de su protagonista. Leer más …

La dictadura de Facebook

JESÚS CUADRADO | Publicado:

Facebook
Fotografía de archivo del 21 de febrero de 2018 que muestra al presidente de Facebook, Mark Zuckerberg, en una intervención durante el Mobile World Congress, celebrado en Barcelona. / Alberto Estevez (Efe)

En el mundo de ayer se podían cambiar las opiniones, pero no los hechos. ¿Por qué se miente sobre hechos evidentes de forma tan burda? Solo se puede sorprender quien desconozca la existencia de un mundo nuevo, otro ecosistema. Es el territorio que controlan Facebook y las grandes tecnológicas, del que emergen Trump y otros populistas farsantes como él. Un territorio dominado por “algoritmos asesinos” que están modificando nuestra forma de ser y de pensar, que nos conducen donde quieren sus dueños.  Esa red de poder está ahora llamando más la atención porque ha entrado de lleno en la política y las elecciones, pero es síntoma de un mal más profundo. El software, los algoritmos amaestrados, se están comiendo el mundo como si nada, sin disparar un tiro. Leer más …

¿Qué imaginar?

JORGE MORUNO | Publicado:

imaginario
Rajoy en el balcón de Génova acompañado por su equipo y su mujer después de ganar las elecciones generales de 2015. / Efe

En una entrevista publicada recientemente, Noam Chomsky se lamentaba porque “la gente ha dejado de creer en los hechos”. Una expresión que ayuda a comprender la perplejidad que siente la izquierda ante la deriva de los acontecimientos, cuando no se explica cómo es posible que los perdedores voten a los ganadores. El problema, sin embargo, reside en pensar que los hechos son algo en sí mismo al margen de la relación social que les otorga un sentido, lo cual significa, siguiendo a Chomsky, que si ya no se “cree” en ellos, es porque los “hechos” no hablan por sí solos. Es común en los ámbitos de la izquierda pensar que la clave pasa por convencer pedagógicamente a la población de las maldades que implica el mundo en el que vivimos y de las bondades de unas medidas que pueden cambiarlo. En un país que ha vivido la burbuja, crisis y recortes, en lugar de preguntarnos espontáneamente «cómo es posible que voten a esta gente», quizás habría que cuestionarse, «cómo es posible que no voten a otras opciones». La izquierda, en tanto que izquierda que se dirige y le habla solo a quienes ya son de izquierdas para recordar las virtudes de la izquierda, es incapaz de comprender y conectar los problemas, deseos y anhelos que afectan a la sociedad. Lo cierto es que independientemente de los datos, los ejemplos de políticas públicas que podrían impulsarse, o la rigurosidad en las propuestas, por sí mismas son incapaces de generar identificación en ausencia de un imaginario asociado. Y al contrario, pocos saben lo que son realmente la propuestas de Ciudadanos, pero todos ven lo que aparentan, dado que, como recuerda Maquiavelo, “es más fácil convencer cuando en lo que se presenta al pueblo se ve ganancia aunque esconda en sí una pérdida, y al contrario, es difícil que elija algo con apariencia de vileza o de pérdida, aunque oculte en su seno salvación y ganancia”. Leer más …

Titanic de las autonomías

ATXE | Publicado:

Titanic de las autonomías_Catalunya
ATXE

La capea

JAVIER PÉREZ DE ALBÉNIZ | Publicado:

Una capea con recortadores en Salamanca
Una capea con recortadores en Salamanca. / Salamanca24horas.com

Cuando parecía que no podía haber nada más sórdido, casposo y cutre que los espectáculos taurinos tradicionales, el género se reinventa y crea la capea juvenil. Sí, como la capea de toda la vida pero con una ingeniosa modificación, con un giro brillante, con ese toque añadido de sordidez que tanto gusta en ambientes cornúpetas: al maltrato animal se añade, atención, maltrato humano. ¿Se puede ser más creativo, más innovador a la par que emprendedor? Imposible. Leer más …

‘Top manta’

JAVIER PÉREZ DE ALBÉNIZ | Publicado:

Portada del ABC del pasado martes 20 de marzo
Portada del ABC del pasado martes 20 de marzo.

En los últimos días han tenido lugar algunas manifestaciones históricas, como la feminista del día 8 o la de los pensionistas del pasado sábado. Miles de personas de diferentes ideologías han salido a la calle reclamando al Gobierno de Mariano Rajoy atención y justicia. La prensa no ha permanecido ajena a estas grandes movilizaciones callejeras y, como es el caso de ABC, les ha dedicado sus mejores espacios: “Podemos pide despenalizar el ‘top manta’ a costa de miles de empleos”, titulaban en su portada del martes, ilustrada con una fotografía de un grupo de vendedores ambulantes arrastrando sus sacos por el centro de Madrid. Leer más …

España, provocando en el Báltico: ¿“Rusia es culpable”?

PEDRO COSTA MORATA | Publicado:

La ministra de Defensa María Dolores de Cospedal, conversa con un capitán español destacado en Letonia
La ministra de Defensa María Dolores de Cospedal, conversa con un capitán español, durante la visita que, el 19 de diciembre, efectuó al contingente español destacado en Letonia. / Ministerio de Defensa (Flickr)

La participación de las fuerzas armadas españolas en la escalada de tensión y provocación que las potencias occidentales vienen desarrollando frente a Rusia no puede llevar más que a crisis, conflictos y algún episodio que lamentar. Especialmente peligrosa es la presencia militar española en Letonia, en el marco del despliegue que la OTAN lleva a cabo cercando a Rusia desde, prácticamente, la caída de la Unión Soviética, respondiendo de forma infame a la profunda crisis que sufrió el Estado soviético, con el espectacular debilitamiento de todas sus estructuras, muy especialmente la militar. La OTAN respondió al hundimiento de su gran enemiga y tras la emergencia como líder del nuevo estado de Boris Yeltsin (un grotesco y cortejado personaje, al que sin embargo sus nuevos amigos no le ahorraron humillaciones), decidiendo la incorporación en su dispositivo militar de los países surgidos de la URSS e integrados en la Unión Europea: primero fueron Hungría, Polonia y la República Checa (1999), luego siguieron Rumania, Bulgaria, los tres países bálticos, Eslovenia y Eslovaquia (2004); más recientemente se han unido Albania y Croacia (2009) y por último, Montenegro (2017). Leer más …

El novio de la muerte

JAVIER PÉREZ DE ALBÉNIZ | Publicado:

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo / Fernando Alvarado (Efe)

El desayuno en el hotel que hace de cuartel general del Festival de Cine de Málaga es un espectáculo. Ana Belén reparte sonrisas mientras repone la fruta de su plato. Carmen Machi parece conocer al menos a una persona de cada mesa, con la que comparte besos y risas. Junto a la cafetera de expresos, un Boyero con chaqueta y un Santiago Segura con chaleco, y gorra de béisbol, charlan sobre vaya usted a saber qué película, qué proyecto. Entra Guillermo del Toro ocupando los espacios vacíos, sale Juan Antonio Bayona (o quizá su gemelo) dejando un enorme hueco. El gran salón es un hervidero, un manicomio repleto de gracia, de talento, incluso de cierto glamour matutino. Excepto por un detalle…

Al fondo, en una mesa junto a la pared, un tipo grande, con barba corta y traje azul, desayuna solo, con la cabeza sumergida en la taza, mordisqueando una tostada fría, ajeno a la ebullición de vida que vive el resto de la sala. ¿Alguien de seguridad del hotel? ¿Un agente de seguros? ¿El gerente de un tanatorio? ¿Un notario que acaba de enviudar?

Caliente, caliente. Era el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, que había asistido horas antes a la inauguración de la 21ª edición del festival malagueño. No era su hábitat, evidentemente. Imagínese: la alfombra roja, el olor a palomitas, los trajes de gala y los maquillajes de noche, la forma del agua, guionistas y productores, la creatividad, la imaginación y la reivindicación de los derechos de la mujer… El cine, cultura con mayúsculas. Decenas de personas esperando en la puerta para aplaudir a Ingrid García-Johnson, Miguel Ángel Muñoz, Eduardo Noriega, Belén Rueda, Andrea Duro, Úrsula Corberó, Carmen Machi, Raúl Arévalo, Natalia Verbeke, Chino Darín, Juana Acosta

Y solo en un rincón, invisible para el mundo del cine, despoblado en medio del bullicio, con su café y su traje descolgado, el novio de la muerte. Un ministro de cultura que unos días antes de pasear su incorpórea figura por Málaga sacaba pecho y lo daba todo, ahora sí, cantando con unos colegas del Gobierno el himno de la Legión. Muera la inteligencia. Viva la invisibilidad.

¿Y si todo el mundo pagara lo que le corresponde? La lección escandinava

POL CARRIÓN I HUGUET | Publicado:

Oficina de la Agencia Tributaria. / Efe

Pol Carrión i Huguet | La Talaia Roja

¿Se han preguntado alguna vez cuánto dinero perdemos cada año como sociedad debido a la evasión fiscal y a la economía sumergida? Según el artículo “Shadow economy and tax evasion in the EU”, en 2009 el Estado español dejó de ingresar 72.709 millones de euros como consecuencia de estos fenómenos. Si tenemos en cuenta que, de acuerdo con el informe de CCOO Cartografía de los recortes, entre 2009 y 2014 el Estado español recortó en 31.481 millones de euros el gasto público en salud, vivienda, educación y cultura, o que, según el Banco de España, la banca recibió 54.353 millones de euros en ayudas para ser rescatada, nos damos cuenta de la magnitud del impacto que la evasión fiscal y la economía sumergida tienen sobre nuestro Estado del Bienestar y, por extensión, sobre nuestra calidad de vida. Leer más …

Siria: en la trampa de Tucídices

MANOLO MONEREO | Publicado:

Una persona camina entre las ruinas en una ciudad siria. / EFE

Ha sido un ataque auto contenido con efectos simbólicos y políticos más que militares. Es la señal más evidente que las tan aireadas armas químicas no son otra cosa que mera propaganda en un momento en el que la mentira se convierte, como siempre, en un instrumento de guerra. El mundo de las fake news, de los ciberataques, de las “guerras por los relatos” nos dice que los servicios secretos en sus relaciones privilegiadas con los medios de comunicación, con los poderes económicos, están otra vez al mando. La normalidad nos consume. Cuando se inicia un conflicto entre grandes potencias para redefinir el poder entre ellas, emerge el “otro” Estado, el oculto, el paralegal, el no sujeto a ley y con licencia para fabricar casos, situaciones, conflictos, guerras, con licencia para matar. Leer más …

Iglesias y Pérez Royo: reflexiones sobre la crisis de régimen y la Monarquía

SATO DÍAZ | Publicado:

 

iglesiasperezroyo
Pablo Iglesias y Pérez Royo dialogan en el programa ‘Otra vuelta de Tuerka’ de ‘Público TV’. / Youtube.com

Una crisis de régimen. Y, ante esta, es necesario y urge un debate de país, un impulso constituyente. Esta es la idea principal de esta publicación. Bajo el título Crisis Constitucional e Impulso Constituyente. Diálogos sobre España, el Instituto 25M, la Fundación de Podemos, edita dos conversaciones entre el secretario general de la formación morada, Pablo Iglesias, y el catedrático de Derecho Constitucional por la Universidad de Sevilla, Javier Pérez Royo. Leer más …

No callarem

ATXE | Publicado:

No callarem_libertad de expresión

Ráfagas de indignación

DANUTO | Publicado:

Ráfagas de indignación

Académica de la vida

ATXE | Publicado:

Máster de Cristina CifuentesMáster de Cristina Cifuentes, de Atxe

Necesidad de política

SEBASTIÁN MARTÍN | Publicado:

política económica
Padecemos un Estado satelizado por corporaciones privadas, impasible e inerme ante las urgencias más acuciantes, pero presto a exhibir bríos autoritarios en los más delicados frentes del control policial y la represión penal. / Pixabay

La mutación primera experimentada por el Estado ha sido cultural. La transformación introducida por los sistemas políticos posdictatoriales fue el derribo de la creencia en la armonía espontánea de la sociedad. Dos juristas ideológicamente antagónicos, como fueron Ernst Forsthoff y Wolfgang Abendroth, coincidieron en localizar la esencia del nuevo Estado social en su capacidad de estructuración de la sociedad. Bien es cierto que el primero contraponía estas facultades constructivas a la preferible lógica individualista y abstencionista del Estado de derecho, mientras el segundo las consideraba la esencia misma de la política democrática, pues el intervencionismo estatal debía ante todo producir una igualación política real entre los ciudadanos. Esta llamativa diferencia, representativa de la distancia que separaba a un nacionalsocialista devenido conservador de un socialista, no ocultaba, sin embargo, el acuerdo de partida: la razón de ser del Estado social solo cabía explicarla por el profundo descrédito en que se había hundido la mitología liberal. Leer más …

Regresión de derechos colectivos e individuales en todo el Estado, no solo en Catalunya

CUARTOPODER | Publicado:

Manifestación en Barcelona en demanda de la liberación de los Jordis
Manifestación en demanda de la liberación de los ‘presos políticos’ Jordi Sànchez y Jordi Cuixart llevada a cabo el pasado 21 de octubre en Barcelona. / Roser Vilallonga (Assemblea.cat / Flickr)

Por Júlia Trias

Lo que ocurrió el 1 de octubre de 2017 en Barcelona es descrito de distintas maneras pero hay un hecho que no se puede explicar sinó así: 893 personas salieron a la calle ese día y volvieron heridas a sus casas. Heridas por balas de goma, porrazos, golpes. Y asustadas, lo que muchas veces deja una huella más duradera que la de una fractura. El 1 de octubre también hubo organización y solidaridad popular, así como más de dos millones de personas que votaron, a favor de la independencia o no. Si bien las vulneraciones de derechos y el recorte de libertades no empezaban entonces, desde ese momento adquirirán una mayor dimensión hasta hoy, seis meses después.

Leer más …

El secesionismo catalán en la Universidad de Oxford

GABRIELA BUSTELO | Publicado:

 William Chislett
William Chislett, investigador asociado del Real Instituto Elcano. / Casa de América (Flickr)

Una prueba reciente de que la ironía es todavía una de las grandes virtudes británicas me la ha dado William Chislett, corresponsal del Times en España durante la Transición, analista político del Instituto Elcano desde hace casi dos décadas y residente en Madrid desde 1986. Había escrito yo una columna titulada “La maldición del extranjero pontificador”, lamentando la obsequiosidad con que mis compatriotas reciben a los autodenominados intelectuales británicos y estadounidenses que se instalan en España a hacernos algo parecido a un psicoanálisis histórico, bien remunerado por las instituciones y los medios de nuestro país. Efectivamente, España festeja de manera casi invariable a los hispanistas anglos, cuyas obras se alaban en inflamados artículos y reseñas, cuyas ideas se escuchan atentamente en largas conferencias y cuyas entrevistas permiten entresacar ocurrentes frases tipo “La guerra civil española se podía haber evitado” (Stanley Payne). Leer más …

Salir de ‘lo de Cataluña’ sin miedo a ser tildado de mambí

ALFREDO CONDE | Publicado:

lo de Cataluña
Imagen de la fractura total en el Parlamento catalán. / Efe

Casi todo el mundo se imagina cómo acabara ‘lo de Cataluña’; a favor de los secesionistas, unos; a favor de los constitucionalistas, otros; en contra de los catalanes, casi todos.

El caso es que es como para preguntarse qué es lo que hubiera podido pasar, qué es lo que sucedería si en vez de estar la sociedad catalana partida al cincuenta por ciento, como lo está, los independentistas hubieran esperado cuatro o cinco años más hasta alcanzar el setenta o el setenta y cinco por ciento de incorporados a la causa del Espanya ens roba y otras consignas tan equivalentes como decisivas a la hora de decantar las elecciones de un modo tan abrumador. Leer más …

El arco de la dictadura

CARLOS FERNÁNDEZ LIRIA | Publicado:

Concentración frente al Departamento de Economías y Hacienda de la Generalitat en Barcelona
Concentración frente al Departamento de Economías y Hacienda de la Generalitat en Barcelona, que estaba siendo registrado por agentes de la Guardia Civil. / Assemblea.cat

En este país se va a la cárcel por hacer chistes, por cantar rap y por ganar las elecciones. Es un arco sintomático. Yo fui guionista de La Bola de Cristal en los años ochenta y era amigo de los otros guionistas. Jamás nos preguntamos, en aquella época, si un guión podría llevarnos a los tribunales. Y eso que eran tiempos mucho más convulsos, en los que ETA, una banda armada independentista, no paraba de matar. Y eso también que La Bola de Cristal solía traspasar habitualmente lo que hoy se consideran las líneas rojas del sentido del humor. Por lo visto, hoy en día estaríamos todos en la cárcel y el programa habría sido prohibido. Esto es lo que hemos avanzado en nuestra profundización de la democracia: en este país se encarcelan a titiriteros y a juglares. Y a los que ganan las elecciones y a los que las vuelven a ganar. Leer más …

Educar contra la paz

AGUSTÍN MORENO | Publicado:

militarismo
Las infantas Leonor y Sofía saludan al comienzo del desfile militar del 12 de octubre, en 2015. / Efe

Tengo que reconocer que me pasa como a Paco Ibáñez y es que “la música militar nunca me supo levantar”. Ahora bien, me supera el acuerdo que han firmado los ministerios de Educación y Defensa del Gobierno Rajoy para llevar a los colegios el ejército, el pasodoble La banderita, los himnos de la Marina y del Aire, los desfiles militares, la vida y la boda del rey, la inmigración no regularizada como amenaza, etc. Son 10 unidades didácticas para el currículo de educación primaria sobre ‘Conocimiento de la Seguridad y la Defensa’ a incluir en la asignatura ‘Valores Sociales y Cívicos‘ que es alternativa a la Religión católica. Vamos, que o te adoctrina el ejército o lo hace la Iglesia. Leer más …

Crimen y castigo: lo que Gabriel no nos pide

SANTIAGO ALBA RICO | Publicado:

Patricia y Ángel, padres de Gabriel Cruz, acompañan el féretro de su hijo hacia la catedral de Almería
En la imagen, del 13 de marzo, Patricia y Ángel, padres de Gabriel Cruz, acompañan el féretro de su hijo hacia la catedral de Almería, donde se ofició el funeral por el alma del pequeño. / Ricardo García (Efe)

La desaparición y asesinato de Gabrielillo en Las Hortichuelas ha suscitado una reacción general misteriosa y digna de reflexión: me refiero al hecho de que todos sintamos que su muerte es algo que nos ha pasado a cada uno de nosotros, con independencia de la distancia que nos separara del lugar de los hechos y del círculo de sus allegados y familiares. Decía Aristoteles que la compasión es un sentimiento que pertenece a las medias distancias. Lo que ocurre demasiado lejos –al otro lado de la montaña, donde no alcanza nuestra vista– no nos incumbe; lo que está demasiado cerca produce horror. Nada ocurre más cerca que la muerte de un hijo. A todos la muerte de Gabrielillo nos ha ocurrido inicialmente demasiado cerca; todos hemos sentido el más vivo horror y sólo en un segundo momento hemos alejado lo bastante de nuestro propio cuerpo el dolor del niño y el de sus padres como para sentir además compasión. Esta cercanía –que tiene que ver, como contaba en un reciente texto, con la infancia y su poderosa incubación de imágenes físicas– explica que los españoles hayamos vivido la atrocidad de Almería sin defensa ni ideología, como una universalidad en el cuerpo; como un universal encarnado. Por una vez “todos somos Gabriel” (o sus padres) ha sido algo más que una fórmula retórica. Leer más …

M. R.

ATXE | Publicado:

M.R._financiación ilegal
ATXE
- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend