Las peores (y mejores, muy pocas) películas extranjeras de 2017

peores películas extranjeras de 2017
Cartel de la película ‘Manchester frente al mar’, nominada a 6 Oscar. / Universal Spain

Perdonen ustedes otra vez, pero en 2017 no hubo un gran cine que destacar y sí muchas películas que nos decepcionaron profundamente. Una vez más se comprueba que el objetivo del cine comercial es infantilizar al espectador y el objetivo del cine indie es colar gato por liebre. Puro postureo.

Es obvio que no he visto todo el cine extranjero que se estrena en nuestro país, tengo una vida y no me pagan tanto como para ser tan riguroso, pero creo que esta lista, siempre personal, sirve para hacer balance de lo que fue el 2017. Ustedes, como cada año, tendrás sus propios bodrios y sorpresas anuales.

Publicidad

Las peores:

Regresaron las inevitables franquicias. Espantosa la nueva de Piratas del Caribe, el nuevo Transformers, Power Rangers, la tercera de Cars, la octava de Fast & Furious, La momia, la desastrosa La torre oscura, la hueca Baby Driver, la enésima basura de Guy Ritchie (Rey Arturo: La leyenda de Excalibur), el espantoso remake de Línea mortal (Enganchados a la muerte) y el erotismo de centro comercial de las 50 sombras. Me negué a ver Mother! (no puedo con el cargante Darren Aronofsky) y la nueva matraca de Star Wars.

Entre los mayores fiascos del 2017 destaco Manchester frente al mar, Déjame salir, La seducción, A Ghost Story, Dunkerque y Blade Runner 2049, todas ellas comentadas en cuartopoder.es.

Manchester frente al mar

Película impostada, con innecesarios flashbacks para explicar el trauma del protagonista, un hierático Casey Affleck que se llevó el Oscar al Mejor actor, premio que también ganó su plano y mediocre guión. De vergüenza.

Lo mejor: nada.
Lo peor: el pretencioso uso de El mesías de Hendel.

Déjame salir

Uno de los fenómenos del año y también una de las mayores tomaduras de pelo. Por su puesto, fue alabada por la crítica, que vio algo modernísimo en ella. El crítico de El Mundo dijo sentir “felicidad plena” al verla y el de La razón habló de “una película extraordinaria”. Con un buen arranque, un nudo paupérrimo y un final de risa, el film ha sido nominado nada menos que a la Mejor película en los Globos de oro.

Lo mejor: Su arranque.
Lo peor: Su final, su guión (todo está escrito porque sí) y su supuesta denuncia racial, metida con calzador.

La seducción

Sofia Coppola insiste en aburrir al más entregado y esta vez, para colmo, profanando una gran película de Don Siegel con Clint Eastwood, mucho más valiente que este rollo presuntuoso e interminable.

Lo mejor: la ambientación de Anne Ross.
Lo peor: el careto operado de Nicole Kidman y el precipitado tercer acto.

A Ghost Story

Otra de Casey Affleck poniendo cara de nada. Bueno, cara ni pudo poner el hombre porque se pasa más de la mitad de la película con una sábana de fantasma en la cabeza. Absurda, pueril, pretenciosa y ridícula.

Lo mejor: nada.
Lo peor: Rooney Mara comiendo tarta en un plano interminable.

Dunkerque

El gran bluf del año. Un espectacular arranque para una película que podría haber sido de las mejores sobre la II Guerra Mundial y acaba en puro sopor. Y Christopher Nolan sigue siendo un dios para los modernos.

Lo mejor: el trabajo de sonido.
Lo peor: la espantosa banda sonora de Hans Zimmer.

Blade Runner 2049

Todos nuestros miedos eran justificados. Otra película profanada en un bodrio largo, aburrido y pretencioso hasta decir basta. Todos esos momentos… de la original mancillados por el pretencioso Denis Villeneuve.

Lo mejor: la dirección artística.
Lo peor: Ryan Gosling.

peores películas extranjeras de 2017
Cartel de ‘Detroit’, la película dirigida por Kathryn Bigelow. / eONE Films

Las mejores:

Doña Clara

Preciosa y sencilla historia brasileña sobre el sexo y la pasión en la tercera edad y sobre la especulación inmobiliaria.

Lo mejor: Sônia Braga.
Lo peor: la escena con las termitas en la inmobiliaria.

Coco

Maravillosa, un absoluto delirio visual, de lo mejor del año con mucha diferencia. Guión estupendo y Pixar una vez más demostrando que sabe volver a la primera división.

Lo mejor: el final, demoledor.
Lo peor: el inevitable tufo familiar de Disney.

Detroit

Brutal, cine político y a la vez de acción como pocos saben hacer. Su metraje no aburre y su mensaje conmueve. La mejor película del año.

Lo mejor: la dirección de Kathryn Bigelow.
Lo peor: los pretenciosos títulos de crédito.